domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Quilmeño
13 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Vecinos de Florencio Varela echaron del barrio a los narcos

Nahuel Molina
0
Comentarios
Por Nahuel Molina


Con ayuda de una ONG, van a convertir el búnker de la banda en un centro comunitario, destinado a los cientos de jóvenes que cayeron en las garras del paco. Los malvivientes intentaron dos veces recuperar el lugar, pero no pudieron torcer la resistencia.

Vecinos de Florencio Varela echaron del barrio a los narcos
Foto:
Vecinos de Florencio Varela echaron del barrio a los narcos
Foto:

Lo que no hizo la Policía ni la Justicia, lo lograron los vecinos del barrio 9 de Julio de Florencio Varela: lograron expulsar a una organización narco del barrio. Ahora, trabajan para convertir el bunker de la banda en un centro comunitario, con el objetivo de brindar talleres de oficios y, de esa manera, ofrecer oportunidades a la gran cantidad de jóvenes que cayeron en las garras del paco.

 "Construyeron un corralón de fachada, pero se dedicaban a la venta de estupefacientes y, luego de unos meses, también empezaron a desguazar automóviles", explicó José Luis Calegari, del Centro de Participación Popular Angelelli. "En dos años, todo el vecindario se inundó de paco", agregó el titular de la ONG varelense.

Testigos del deterioro físico y mental de cientos de pibes adictos a la pasta base, decidieron hacerse cargo del problema. "Un grupo de 50 personas del barrio aprovechó que no había nadie adentro, desmantelaron el lugar y lo prendieron fuego. Pasaron unos días y los vecinos decidieron convertir el bunker narco en un lugar de encuentro para la juventud", remarcó Angelelli.

Intentaron volver
La organización narco, integrada por residentes de la Villa 1-11-14 de Capital Federal, intentó dos veces recuperar el espacio que antes le pertenecía. "Vinieron un día, arrancaron el cartel que estaba en el frente e intentaron meterse. Pero los vecinos, estás vez con apoyo policial, volvieron a impedir que continúen con el oscuro negocio que regenteaban.

Elena es una de las vecinas que enfrentó cara a cara a los "tranzas" y les declaró que ya no tenían lugar en el barrio. "Sé que fue arriesgado, no medí las consecuencias por la adrenalina. Cuando a uno de ellos se lo estaban llevando en un patrullero, levanté el cartel del piso que habían sacado, lo miré y le dije: 'este es un lugar para los pibes, no para la droga'", relató la mujer, una de tantas vecinas que lucha para que los adolescentes del vecindario tengan un lugar dónde encontrarse y alejarse del consumo de drogas.

Comentarios Facebook