sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
14 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La increíble trama de corrupción que financió “El Lobo de Wall Street”

0
Comentarios


Un escándalo de nivel internacional sacude la reputación de Leonardo Di Caprio y Martin Scorsese desde que el matutino The Guardian expuso que el film fue realizado con fondos públicos de Malasia destinados al desarrollo de ese país

La increíble trama de corrupción que financió “El Lobo de Wall Street”
Leonardo DiCaprio junto a Jho Low en la premiere mundial de "El Lobo de Wall Street"
Foto:

La realidad y la ficción no paran de mezclarse en Hollywood y la inspiración ya es mutua. Ahora le ha tocado el turno a El Lobo de Wall Street que no sólo está basada en la vida de un verdadero criminal de las finanzas llamado Jordan Belfort sino que fue expuesta como un verdadero ejemplo de una estafa financiera de increíbles proporciones por un diario británico.

El matutino The Guardian divulgó en abril último, y luego reafirmó en julio que la película que acrecentó el prestigio del director Martin Scorsese y le valió su anteúltima nominación al Oscar a Leonardo Di Caprio fue realizada con fondos destinados al desarrollo social de Malasia, que fueron desviados a través de una financiera hacia la productora Red  Granite, propiedad de un magnate conocido como Jho Low.

Una investigación iniciada por el FBI, y que demoró cinco meses en concretarse, descubrió que desde el gobierno malasio se destinó una partida de 6 mil millones de dólares para favorecer el lujoso estilo de vida de varios hombres conectados con el primer ministro de Malasia, Najib Razak, entre ellos Riza Aziz, su yerno y cara visible de Red Granite.

Según la fiscal general de los Estados Unidos, Loretta Lynch los fondos robados a las arcas de Malasia fueron utilizados para pagar bienes raíces de lujo en los EE.UU. y Europa, gastos de los juegos de azar en los casinos de Las Vegas, un diseñador de interiores de Londres, obras de arte de artistas como Van Gogh y Monet, y la producción de películas como El Lobo de Wall Street.

Ocurre que el film de Scorsese fue "rebotado" por varios estudios debido al alto costo que representaba (unos 100 millones de dólares) hasta que Low, amigo de Di Caprio, apareció en escena y puso el dinero de Red Granite a través de su compañía de inversiones 1MDB sin imponer ningún tipo de condiciones.

En Hollywood se conocía a Low como uno de los amigos con los que Di Caprio salía de parranda, y se lo señala como el responsable de regalarle al actor un premio Oscar que Marlon Brando ganó en 1955 y que le costó la friolera de 600 mil euros.

Low nació en Malasia pero es el nieto de un importante empresario chino ligado al partido comunista, que se mudó a ese país para emprender una serie de negocios inmobiliarios.

El magnate, ahora de 34 años, fue enviado a estudiar a la Harrow School de Londres y de allí pasó a la conocida Wharton Business School de los Estados Unidos, de la que se graduó a los 23 años.

Tras regresar a Londres, Low trabajó un tiempo en el banco HSBC,  hasta que en 2009 logró reunir a los titulares de dos de los fondos de inversión (los famosos "holdouts" o fondos buitre) más buscados -1MDB y PetroSaudi International (PSI)- en el yate del cofundador de Microsoft, Paul Allen, en Francia; y allí planearon sus siguientes acciones que tenían como escenario nada menos que Turkmenistán y (atento lector) la Argentina.

LEA MÁS:

      Embed

De esta manera, en tan sólo cuatro años, 1MDB había emitido bonos -con ayuda de Goldman Sachs- de 6.500 millones de dólares con la que se dedicó a una desenfrenada adquisición de obras de arte.

Sin embargo, apareció en escena Xavier Justo, un banquero suizo retirado que, tras apoderarse de 221 mil correos que probaban la estafa al estado malasio, pidió un rescate por ellos pero fue atrapado y condenado por extorsión.

Sin embargo, el daño estaba hecho y no pasó mucho tiempo hasta que las autoridades financieras de los Estados Unidos tomaron cartas en el asunto y comenzaran una investigación en 12 países simultáneamente que dieron como resultado una cifra que oscilaría entre los 3 mil y los 6 mil millones de euros producto del desfalco.

El FBI lo describe en la actualidad como el "caso más grande de cleptocracia de toda la historia" al tiempo que busca a Low por todo el mundo ya que el millonario lleva desaparecido desde el último verano boreal.

Paradójicamente, el hombre que ayudó a descubrir todo este entramado con su indiscreción, Xavier Justo, que está lejos de ser un héroe, cumple condena en una celda que comparte con otros 70 presos.

      Embed

Comentarios Facebook