miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Turismo
16 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Rosario y el Delta, siempre muy cerca

0
Comentarios


Entre la oferta urbana, que incluye talentos artísticos, y una belleza natural que explica el amor incondicional de sus habitantes, la cuna de la Bandera Nacional seduce con paseos y propuestas. La Costa del Paraná también es una buena opción para aprovechar las escapadas a fondo.

Rosario y el Delta, siempre muy cerca
Foto:

La ciudad de Rosario, cuna de artistas, músicos y escritores, ofrece a los cultores del miniturismo atracciones que harán de su estadía una experiencia única y placentera durante cualquier época del año.

Los rosarinos afirman que pocas ciudades del mundo pueden combinar una completa oferta urbana con un entorno natural como el del Alto Delta del Paraná; flora y fauna en estado silvestre, paseos fluviales, playas de arena y paradores isleños, que hacen de Rosario -dicen- un destino inigualable.

La abundancia de sus atractivos urbanos, como el Monumento a la Bandera, el Parque Independencia y su renovada Costanera, la posicionan como un atractivo destino turístico.

El predio donde se erige el Monumento a la Bandera enlaza paseos y arboledas junto al río Paraná; la Estación Fluvial con sus bares y restaurantes, el Cenotafio a los Caídos en Malvinas y ferias de artesanos.

El Parque Independencia, pulmón de la ciudad, es un lugar ideal para la recreación y el descanso junto a la naturaleza; con sus 126 hectáreas arboladas y exquisitas construcciones, es un sitio de reunión acondicionado para la práctica deportiva y la realización de espectáculos y exposiciones.

LEA MÁS:

      Embed

El punto más concurrido del parque es su laguna, un espejo de agua apto para paseos en bote rodeado de confiterías y senderos. Allí funcionan tres museos: el Municipal de Bellas Artes, el Histórico Provincial y el Museo de la Ciudad; el estadio del Club Newell's Old Boys y el Hipódromo de la ciudad también ocupan parte del parque.

Sobre la costa del río Paraná, el Paseo Ribereño es una sucesión de parques y barrancas que se extiende por siete kilómetros y donde se emplaza un sinnúmero de confiterías que permiten pasar un momento agradable contemplando el correr de las aguas.

El paseo, además de ser una opción de esparcimiento al aire libre, es un conglomerado cultural; en el Parque Norte se encuentran las instalaciones del multicolor Museo de Arte Contemporáneo, construido a partir de la estructura de un grupo de silos.

Al otro lado de la avenida Costanera, sobre el Boulevard Oroño, el turista podrá usar parte del domingo para dar una recorrida por los puestos de la Feria de los Artesanos, nodo comercial donde se pueden adquirir productos caseros, artesanías y sacarse una foto ataviados con vestidos y trajes de época.

Por su carácter de gran ciudad, Rosario ofrece una amplia variedad en plazas hoteleras y gastronomía, algunas de ellas de calidad internacional, por lo que el visitante no tendrá problemas a la hora de gestionar una reserva o planificar una cena en la infinidad de restaurantes desperdigados por toda la ciudad.

      Embed

Comentarios Facebook