sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
La Matanza
15 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Emanuel Cerrudo se hace camino en la canción

0
Comentarios


Después de hacer tributos durante varios años, su paso por la pantalla chica le permitió hacerse un nombre propio que ya prepara su segundo material discográfico en medio de diferentes presentaciones.

Emanuel Cerrudo se hace camino en la canción
Foto:

En los 70, los 80 y más también, el recordado Antonio Carrizo popularizó La Vida y El Canto, un magazine que iba por las tardes en Radio Rivadavia. Dejó su marca y, a los años, hoy también encuentra vida porque resume a Emanuel Cerrudo, que nació y sigue en La Matanza, en donde abraza el arte de cantar como módulo de vida, pero al que le suma una arista social y de mucha aquerencia.

 Asomó a la popularidad como 'El remisero de Casanova', viralizado en el formato Soñando por Cantar, de Canal 13, allá por 2012. No ganó, pero logró lo que fue a buscar: El envión para hacer lo que le gusta. 

El género melódico es su especialidad y Luis Miguel es la referencia principal. 'Canto sus canciones desde los 9 años, pero nunca creí que pudiera tener el mismo timbre de voz que él. Fue saliendo naturalmente, ya que nunca lo trabajé', afirma.

De su paso por Soñando por Cantar cuenta que 'pese a que no haya ganado, siempre hay que luchar por lo que uno quiere, porque a la larga se te da. Haber cantado en televisión, que me viera mucha gente, haber sido el representante de La Matanza y haber entrado entre los seis mejores dejó en claro que los sueños se cumplen'. Y comparte una devolución que recibió del jurado. 'Patricia Sosa me dijo la aplanadora de Casanova en la primera gala. Me quedó mucha esa frase'.

A los 11 años tuvo su primera banda en su barrio, Los Pinos; a los 16 cantó en el grupo Sombras, integró el coro de Leo Mattioli y Dalila. Pero la cumbia quedó de lado y Luis Miguel afloró en su estilo. 'Durante doce años hice un tributo a Luis Miguel, a partir de que mi representante me decía que tengo la voz muy parecida'.

Soñando por Cantar funcionó como bisagra, puesto que le dio la posibilidad de trabajar bajo su nombre. Dejó el tributo y en 2014 'saqué mi primer disco, Comienzo del Sueño, el que presenté en el teatro del Colegio Don Bosco de Ramos Mejía', dice Emanuel, quien está trabajando en el segundo disco, que estaría terminado para fin de año. 'No tiene nombre aún porque depende de gestiones en México, ya que hay chances de que un tema sea incorporado a una novela, que es mi anhelo'.

Estuvo en la TV, trabajó con Cristian Castro y grabó con Dyango, pero no se mueve de Atalaya, en donde acunó el sueño que se hace realidad. 'Tengo un don, ya que nunca estudié canto. En 2012, luego del programa Valeria Lynch, que es mi madrina musical, me becó para estudiar en su escuela de Castelar', revela y cuenta: 'Mi mamá tiene una hermosa voz pero nunca se animó a cantar y de los cuatro hermanos (dos varones y dos mujeres) soy el único que heredó eso de mamá'. 

Debió ganarse el mango como camarero en pediatría del Durand, manejando un clark en Ciudad Evita y de remisero, 'lo que tuve que largar porque me empezó a salir mucho trabajo con la música. Y por suerte puedo hacerlo, ya que me gusta cantar, que es como una catarsis para mí', dice.

Tags

Comentarios Facebook