viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Tecnología
17 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Sexting: de entretenimiento hot a pesadilla

0
Comentarios


Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Bullying Sin Fronteras reveló que el 50 por ciento de chicos y el 60 por ciento de chicas admitió que envía fotos suyas en poses provocativas, semidesnudos o desnudo por redes sociales, quedando expuestos a la viralidad que puede ser un arma de doble filo, porque impide medir la magnitud de su repercusión

Sexting: de entretenimiento hot a pesadilla
Foto:

La ONG Bullying Sin Fronteras, que se ocupa del acoso escolar y el abuso que sufren los adolescentes en general, denunció que los casos de sexting o abuso con imágenes personales de contenido erótico se multiplican en Buenos Aires. Al punto que durante este 2016 cada mes se han producido al menos 120 casos.

El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o videos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles y redes sociales.

El remitente conoce el principio de la historia pero nunca sabe cómo terminará, por lo que a veces puede convertirse en una pesadilla para todos aquellos que forman parte del video y/o la imagen erótica y para sus familias, incluso con graves consecuencias en el futuro.

El crecimiento del uso de los teléfonos inteligentes y WhatsApp incrementó el envío de fotos eróticas o mensajes sexuales en todo el país, especialmente en la zona AMBA (Ciudad de Buenos Aires más conurbano bonaerense).

La viralidad de las redes sociales puede ser un arma de doble filo, porque impide medir la magnitud de su repercusión, no sólo en la vida personal sino en la de terceros.

LEA MÁS:

      Embed

¿Cómo surge el sexting?

Un adolescente se saca una foto o se filma en actitud seductora, semidesnudo o desnudo y lo envía por mensaje multimedia al celular de un par. Estelo reenvía a sus amigos con o sin su consentimiento y ellos lo difunden por las redes sociales, por sitios web o por chat.

Así funciona el "sexting" (viene de sexo y texting, "mensajear" en inglés).

A partir de ahí puede comenzar una larga pesadilla que termine arruinando la reputación del o la joven e incluso obligue a sus padres a cambiarla de colegio y hasta mudarse, como ha ocurrido en numerosos casos en Capital Federal y provincia de Buenos Aires.

El Instituto Nacional de Bullying Sin Fronteras, que cada mes publica los índices de acoso escolar o bullying en la República Argentina, ha agregado a la encuesta nacional preguntas sobre tecnología, sexting y otros.

Con relación al caso que nos ocupa los resultados fueron:

1. Nueve de cada 10 adolescentes tiene celular. La mayoría son teléfonos inteligentes.

2. El 50 por ciento de chicos y el 60 por ciento de chicas admitió que envía fotos suyas en poses provocativas, semidesnudos o desnudos.

3. Más del 90 por ciento de los chicos utilizó la red social WhatsApp para los envíos, 8 por ciento Facebook y 2 por ciento Snapchat.

4. El 20 por ciento de los chicos y 10 por ciento de las chicas admiten haber enviado imágenes de terceros como método de "venganza sentimental".

5. El 20 por ciento de los encuestados admiten que el sexting les ha traído problemas en casa, en la escuela, en su grupo de amigos e incluso en el plano judicial.

Además del acoso, al sexting se le suma el peligro de las redes de trata de personas, ya que los adolescentes que practican el sexting puedan ser captados a partir de las publicaciones por estas redes de trata e incluso que sus fotos aparezcan en sitios porno o de servicios de acompañantes o escorts.

El "sexting" puede considerarse delito de pornografía infantil conforme la normativa del artículo 128 de la ley de Delitos Informáticos (26.388), introducido como delito en el Código Penal con pena con hasta seis años de prisión a quien publique, divulgue o distribuya una imagen sobre actos sexuales o mostrando los genitales de un menor de 18 años.

Aunque los padres ignoren cómo funcionan las nuevas tecnologías, son los encargados de velar por la salud y el bienestar de sus hijos, por lo que deben establecer una conexión con ellos. Esperar a un chico o una chica cuando llega de la escuela, preguntarle cómo le fue, escucharlo y acompañarlo puede resultar la diferencia entre la práctica del sexting y pesadillas peores. A fin de cuentas, en el siglo XXI una charla cotidiana y amena entre padres e hijos sigue siendo el mejor de los aliados contra todo tipo de abusos y riesgos, incluidos los que deparan Internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías.

      Embed

Comentarios Facebook