sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
18 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Milito cierra las puertas para cicatrizar heridas

Luis Stocik
0
Comentarios
Por Luis Stocik


El entrenador quiere que el grupo realice una fuerte autocrítica y así poder recuperar el juego que pretende para el Rojo. También piensa en cambios para regresar a la senda de la victoria en el torneo.

Milito cierra las puertas para cicatrizar heridas
Walter Papasodaro / Diario Popular
Foto:

Los días que atraviesa Gabriel Milito en Independiente comenzaron a ser turbulentos. Se sabe que la figura del Mariscal protege a todo un plantel que perdió altura siendo eliminado en las copas que participó y que en el torneo local viene de sumar su primera derrota. Pero de a poco los cuestionamientos comenzarán a penetrar la inmunidad de Milito si es que el equipo no consigue evidenciar el juego con que amagó en el inicio del ciclo y si no recuperar el terreno perdido. Por lo pronto el entrenador entendió que tiene un problema y por eso prefirió cerrar las puertas por un tiempo prolongado y conseguir que el grupo se haga fuerte mediante la autocrítica mientras piensa en variantes.

Nunca, pero nunca Milito pensó que iba a arrancar tan flojo su camino como entrenador en Independiente. Afuera en el cruce con defensa de la Copa Argentina, tibia caída por penales en la Sudamericana con Chapecoense y un andar poco confiable en el torneo por más que en seis fechas se hayan conseguido once puntos y tan solo cosechó una derrota.

Para colmo de males la gente, por el momento tan solo una parte no tan importante, hizo sentir su malestar el sábado pasado en la derrota ante Atlético Tucumán en condición de local. Y Milito sabe bien que la única manera de controla el foco conflictivo es sumando de a tres. Está claro que a Independiente solo le queda realizar un buen torneo para intentar luchar el título hasta el final y regresar a la Libertadores .Pero para lograrlo necesita recobrar la memoria y dejar de cometer errores que lo dejen con las manos vacías.

Así fue que ayer, en la vuelta al trabajo, el entrenador tomó la decisión de frenar el contacto con los medios, al menos hasta el jueves, para que los muchachos realicen autocrítica, no estén tan expuestos y además él pueda pensar en algunas modificaciones.

Quedó muy claro en la caída ante los tucumanos que varios jugadores se encuentran rindiendo por debajo del nivel que se espera de ellos y lo más preocupante es que no se están respetando ciertos lineamientos futbolísticos dispuestos por Milito que parecían ya estar adquiridos. Por lo pronto el DT reconoció el problema y lo atacó. Ahora serán sus dirigidos los que tendrán que hablar en la cancha cuando se midan con Temperley.

      Embed

Comentarios Facebook