viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Política
20 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La reforma electoral avanza tras un maratónico debate

0
Comentarios


La reforma electoral que incluye la Boleta Unica Electrónica y la paridad de género iba a ser votada esta madrugada, al cabo de una maratónica sesión. Con todo, el final es abierto en el Senado.

La reforma electoral avanza tras un maratónico debate
Foto:

La Cámara de Diputados se aprestaba a votar esta madrugada la reforma electoral impulsada por el oficialismo que plantea la incorporación de un sistema de votación de Boleta Única Electrónica en todo el país y el régimen de paridad de género.

Con la ayuda del Frente Renovador, el bloque Justicialista y otros bloques, el oficialismo confiaba en tener los votos suficientes en el recinto para aprobar el nuevo sistema de sufragio, e incluso para avalar la inclusión del cupo femenino del 50 por ciento en las listas de candidatos.

El Frente para la Victoria-PJ, el Peronismo para la Victoria y el Frente de Izquierda adelantaron que no acompañarían la propuesta del gobierno e insistirían con sus dictámenes de minoría suscritos en comisión.

Cuando restaban largas horas para la finalización del debate, todavía no quedaba claro qué sucedería con el llamado corralito de las PASO, que tal como estaba fijado originalmente en el dictamen de mayoría, obliga a los votantes en la instancia de primarias a seleccionar candidatos de las diferentes categorías en un mismo frente o alianza electoral, negándoles la posibilidad de combinar su voto con opciones de diferentes agrupaciones.

Sin embargo, el propio oficialismo adelantó que en función de las numerosas objeciones que recibió ese criterio, que perjudica a los partidos de distrito (sean provinciales o vecinales) que no presentan candidatos presidenciales, ese criterio podría sufrir modificaciones.

Aunque no se descarta abrir el "corralito", la alternativa más fuerte que sonaba en los despachos de Cambiemos y el Frente Renovador era flexibilizar dicho cepo de manera tal que aquellos votantes de partidos de distrito puedan seleccionar candidatos de otras agrupaciones políticas en las categorías vacantes.

LEA MÁS:

      Embed

El miembro informante de Cambiemos, Pablo Tonelli, reconoció que el "corralito de las PASO" desató "alguna preocupación y observaciones particularmente de los partidos provinciales", y anticipó que iban a "proponer una modificación en el tratamiento particular".

En medio de un clima fervoroso a favor de la equidad de género, que estuvo marcado por la convocatoria a un paro general de mujeres y una marcha por la tarde con la consigna "Ni una menos", los diputados se encaminaban a darle luz verde al cupo femenino.

Si bien se barajaban modificaciones en la redacción de esa cláusula, dado que algunos sectores deslizaban que podría acarrear complicaciones en el cierre de las listas definitivas de los frentes electorales luego de las PASO bajo el sistema de proporcionalidad D'Hont, el criterio que primaría es el que vino en el dictamen de mayoría, que dispone que hombres y mujeres están intercalados "una y uno" en las listas de candidatos. Paralelamente a la sesión en Diputados, el Senado aprobó una iniciativa de paridad de género con el mismo espíritu, lo cual generó desconcierto entre las bancadas, pero que varios diputados oficialistas y opositores adjudicaron a una intención de la Cámara alta de "marcar la cancha" y de tener un plan B preventivo en caso de que se caiga la propuesta del cupo femenino en la reforma electoral.

Al fundamentar la posición de su bloque, Tonelli (que desempeña el rol de voz cantante del gobierno en este tema) consideró que el sistema de votación tradicional con boletas de papel "ya está agotado, ya ha dado todo lo que podía dar y hoy en día presenta muchas dificultades que el gobierno quiere superar". "Una de las más notorias consiste en que los electores no tienen garantizado, a la hora de votar, poder hacerlo por el candidato de su preferencia o partido político", dijo.

Pese a que Diputados se encamina a dejar aprobado el voto electrónico, el oficialismo está lejos de cantar victoria ya que en el Senado cobró fuerza un proyecto, motorizado por el PJ-FpV (mayoría en esa cámara) que impulsa el voto través de máquinas de impresión, pero que deja afuera la inclusión de un chip electrónico en la boleta impresa.

El Senado aprobó la paridad de género en las listas electorales

El Senado aprobó ayer el proyecto de ley de paridad de género en las listas electorales con 57 votos a favor y 2 en contra, y lo giró a la Cámara de Diputados.

Pocas horas antes de que comenzara la marcha del colectivo "Ni Una Menos" contra la ola de femicidios que afecta al país, la Cámara alta aprobó la iniciativa impulsada por la sanjuanina Marina Riofrío, del PJ-FpV. Los únicos senadores que votaron en contra fueron los oficialistas Federico Pinedo, presidente provisional de la Cámara alta, y Ernesto Martínez.

El proyecto establece que las listas electorales deben integrarse por hombres y mujeres de forma intercalada y que los partidos políticos también deben otorgar el 50 por ciento de sus lugares a dirigentes mujeres.

También establece que, en el caso del Senado, cuando uno de los dos senadores electos por la mayoría renuncie o abandone su banca por cualquier otro motivo, debe ser reemplazado por un suplente "del mismo sexo" y, si se tratara del senador por la minoría, lo reemplazará "quien lo sucedía como titular" en la lista.

El proyecto de paridad es así más amplio que el que Diputados incorporó a la reforma electoral, lo cual deja abierta la posibilidad de que ese paquete impulsado por el gobierno sea modificado cuando llegue al Senado.

Durante el debate, Riofrío destacó que los partidos políticos "se nutren del trabajo de las mujeres y cuesta muchísimo visibilizar este trabajo", al tiempo que recordó la ley de cupo femenino que fijó un espacio del 30 por ciento para las mujeres y agregó: "Estoy segura que si no hubiera sido por esa ley, hoy estaríamos mucho más atrás de lo que estamos".

Por su parte, el oficialista Luis Naidenoff consideró que la aprobación del proyecto "es un mensaje a la sociedad, pero más allá de lo electoral, hay enormes deudas pendientes que se deben saldar con un debate serio, no solamente una paridad en el ámbito legislativo sino también en los otros poderes del Estado".

En tanto, la puntana Liliana Negre de Alonso destacó y diferenció el proyecto de la paridad de género que trató la Cámara de Diputados y afirmó: "Esto no es una ley dentro de una ley ómnibus de reforma electoral. Acá sacamos una ley especial, porque la mujer argentina se merece una ley por el 50 por ciento y no estar mezclada con el voto electrónico".

El cordobés Ernesto Martínez fue uno de los pocos que expresó críticas al proyecto al recordar que el país tuvo "una Presidenta de la República por ocho años, una actual vicepresidenta y cinco gobernadoras" y, en este sentido, interrogó: "¿Alguien me puede explicar dónde está limitado el acceso de la mujer?".

"Reafirmo que no acompaño iniciativas transversales demagógicas. Me opongo a cualquier cosa que implante cuotas obligatorias", sostuvo Martínez y, en referencia a la marcha, sostuvo que "no" quiere "mujeres adelante y hombres atrás, porque en la calle, codo a codo, somos muchos más que dos".

Luego de la sesión, Pinedo explicó las razones de su voto en contra del proyecto y señaló que "hay que dejar espacios a las personas que representan los intereses del pueblo más allá de su sexo" y que "no hay que poner valores absolutos".

      Embed

Comentarios Facebook