viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Política
20 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Diputados aprobó la paridad de género y el voto electrónico

0
Comentarios


Tras una maratónica sesión, la cámara baja le dio el visto bueno a la reforma electoral así como también al régimen que busca equilibrar las listas de candidatos. En cambio, se frustró el llamado "corralito de las PASO"

Diputados aprobó la paridad de género y el voto electrónico
Foto:

Con 152 votos a favor, 75 en contra y tres abstenciones, la Alianza oficialista Cambiemos dio media sanción a la iniciativa que modifica el Código Nacional Electoral con el apoyo del Frente Renovador, el bloque Justicialista de Diego Bossio y otras bancadas, tras más de 10 horas de discursos, y luego se procedió al tratamiento en particular artículo por artículo, que sumó otras tres horas de debate. El Frente para la Victoria-PJ, el Peronismo para la Victoria y el Frente de Izquierda rechazaron la iniciativa, mientras que el bloque Justicialista y el Frente Renovador plantearon disidencias parciales respecto del "corralito de las PASO", por lo que fracasó el intento del oficialismo que proponía acotar las primarias por partido.

Tal como estaba fijado originalmente en el dictamen de mayoría, el "corralito" pretendía obligar a los votantes en la instancia de primarias a seleccionar candidatos de las diferentes categorías dentro de un mismo frente o alianza electoral, negándoles la posibilidad de combinar su voto con opciones de diferentes agrupaciones.

Al no conseguir los 129 votos, ante la negativa de último momento del Frente Renovador, Tonelli anunció la reformulación sobre tablas del artículo 81 a fin de abrir las PASO, lo cual evitó que se vean afectados los partidos de distrito (sean provinciales o vecinales) que no presentan candidatos presidenciales.

En medio de un clima efervescente a favor de la equidad de género, que estuvo signado por la convocatoria a un paro general de mujeres y una multitudinaria marcha por la tarde con la consigna "Ni una menos", los diputados dieron luz al cupo femenino del 50 por ciento en las listas de candidatos.

      Embed
banner

Si bien se barajaban modificaciones en la redacción de esa cláusula, dado que algunos sectores deslizaban que podría acarrear complicaciones en el cierre de las listas definitivas de los frentes electorales luego de las PASO bajo el sistema de proporcionalidad D'Hont, el criterio que primó es el que vino en el dictamen de mayoría, que dispone que hombres y mujeres están intercalados "una y uno" en las listas de candidatos.

El artículo 15 dedicado a la paridad de género quedó redactado de la siguiente forma: "Las listas de candidatos a senadores y diputados nacionales, parlamentarios del Mercosur y convencionales constituyentes, deben conformarse con candidatos de diferente género de manera intercalada, en forma alternada y consecutiva desde el primer candidato hasta el último suplente, de manera tal que no haya dos de manera consecutiva". Paralelamente a la sesión en Diputados, el Senado aprobó el miércoles una iniciativa de paridad de género con el mismo espíritu, lo cual generó desconcierto entre las bancadas.

Varios diputados oficialistas y opositores adjudicaron esa maniobra a una intención de la Cámara alta de "marcar la cancha" y de tener un plan B preventivo en caso de que se cayera la propuesta del cupo femenino en la reforma electoral, lo cual no ocurrió.

Al fundamentar la posición de su bloque, Tonelli consideró que el sistema de votación tradicional con boletas de papel "ya está agotado, ya ha dado todo lo que podía dar y hoy en día presenta muchas dificultades que el gobierno quiere superar". "Una de las más notorias consiste en que los electores no tienen garantizado, a la hora de votar, poder hacerlo por el candidato de su preferencia o partido político", señaló, y agregó que esto es así porque hasta ahora "los encargados de imprimir, distribuir y reponer las boletas son los partidos políticos".

Además de implementar el voto electrónico y la paridad de género, la ley dispone la prohibición de las dobles candidaturas, las colectoras y las listas espejo, además de la creación de una Comisión Bicameral compuesta por ocho senadores y ocho diputados encargada del seguimiento y control permanente de los procesos electorales.

A su vez, se prohíbe la utilización de dispositivos de captura audiovisual como celulares de telefonía móvil respecto de la visualización de la pantalla de votación.


      Embed
banner

Pese a la media sanción en Diputados, el oficialismo deberá trabajar bastante en materia de acuerdos para concretar la reforma electoral ya que en el Senado cobró fuerza un proyecto, motorizado por el PJ-FpV (mayoría en esa cámara) que impulsa el voto través de máquinas de impresión, pero que deja afuera la inclusión de un chip electrónico en la boleta impresa, de forma tal que el conteo sea manual.

"¿Para qué vamos a hacer el conteo electrónico si igualmente vamos a hacer el conteo manual? Si hay diferencias, va a valer el manual, con lo cual resulta redundante el electrónico", reflexionó al tomar la palabra Juan Manuel Pedrini, quien había firmado un dictamen de minoría en línea con el proyecto del Senado.

"No podemos consentir la transmisión electrónica de los datos porque se puede hackear de forma absoluta. No podemos aceptar la presencia de chips en las boletas porque va contra el secreto del voto", sentenció.

Por su parte, Diana Conti ratificó la posición del Frente para la Victoria de oponerse al voto electrónico, al argumentar que existe "una franja etaria que no hemos sido formados y no tenemos una relación amigable con las máquinas, con lo electrónico, con internet".

"Este sistema es pasible de romper con el voto secreto", bramó el camporista Juan Cabandié, tras advertir que la información contenida en el chip determina lo que vota cada persona.

"En el sistema de votación actual, cada fiscal partidario está mirando con sus ojos el conteo que hace cada presidente de mesa, controlando que no suceda nada extrañó", agregó en defensa del conteo manual con control popular.

En tanto, Néstor Pitrola (Partido Obrero-FIT) afirmó que su bloque rechazaba la reforma electoral porque "agrava el desfinanciamiento del Estado" y por ende convierte a la "democracia en rehén de los grupos económicos".

Opinó que la "paridad de género" es un anzuelo de una reforma política "reaccionaria", consideración que fue rechazada por la massista Carla Pitiot, que señaló que la elevación del cupo femenino al 50 por ciento "es un logro multipartidario".



Quisieron colar la ampliación de bancas en la Cámara baja pero no hubo consenso

La ampliación del número de bancas se coló, una vez más, en las negociaciones por la reforma electoral que mantuvieron el oficialismo y la oposición, pero sin poder avanzar en un consenso por la división interna en los bloques políticos entre los diputados de los grandes distritos y del interior del país.

De hecho, el Congreso tiene pendiente una actualización de la cantidad de bancas por provincias dado que la Constitución Nacional establece que se debe ajustar después de cada censo y nunca se hizo desde 1983 cuando se fijó el número de diputados por distrito.

La Cámara de Diputados tiene 257 diputados y los impulsores de su ampliación dicen que podría tener hasta 328, aunque la incorporación de nuevos legisladores debería ser gradual y a medida que se puedan sumar mayores recursos para las obras que se tienen que hacer en el recinto y las dietas. Lo concreto es que en la madrugada de ayer el tema volvió a ser parte de las conversaciones por la reforma electoral que mantuvieron el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó -un fuerte impulsor de esta reforma-; el líder del Frente Renovador, Sergio Massa; el jefe de la bancada del PRO, Nicolás Massot, y el kirchnerista Héctor Recalde.

También hubo un sondeo al presidente de la UCR, Mario Negri, quien dijo que personalmente estaba de acuerdo con analizar este tema, pero que había que hacerlo como corresponde: con un debate público y no incluirlo en un proyecto de reforma electoral a la madrugada.

Incluso ofreció hacer una conferencia de prensa al día siguiente -ayer al mediodía- para explicarle a la sociedad que es una deuda pendiente porque hay provincias que están sub representadas como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Salta.

De todas maneras las negociaciones no tuvieron un gran avance y se prefirió dejarlo para otra oportunidad porque, además de chocar los intereses de los grandes distritos con los más pequeños, saben que tendrá un filtro difícil de superar que es el Senado Nacional.

En realidad no es la primera vez que se intenta debatir esta iniciativa de ampliación de la representación. Varias veces se intentó resolver la cuestión, sobre todo tras la reforma constitucional de 1994. Ahora, con la excusa de la reforma electoral, el tema volvió a estar en la negociación.

El propio presidente de la Cámara Emilio Monzó manifestó hace quince días que es "un fuerte impulsor" de reformar el número de diputados, porque la provincia de Buenos Aires "esta sub representada". Monzó opinó que "307 es un número equilibrado".

      Embed

Comentarios Facebook