miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
23 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Corbatta, el crack que tiene quien le escriba

0
Comentarios


El periodista Alejandro Wall investigó la vida del wing que brilló en los años sesenta y que los mitos de sus hazañas llegan hasta nuestros días.

Corbatta, el crack que tiene quien le escriba
Foto:

El periodista Alejandro Wall (autor de los libros "¡Academia, carajo!" y "El último Maradona: cuando a Diego le cortaron las piernas", en colaboración con Andrés Burgo) rastreó al fantasma de un mito, siguió los pasos de Oreste Osmar Corbatta y escribió un libro que no puede faltar en la biblioteca de los amantes de la literatura futbolera.

La investigación que culminó con "Corbatta, el wing" empezó hace casi cinco años y lo llevó a Wall de Avellaneda a Chascomús, de Daireaux a La Plata, de Colombia a la Patagonia. En cada viaje, una nueva anécdota surgía y con ella una nueva pieza se arrimaba al rompecabezas.

¿Qué llevó al autor a interesarse en Corbatta?

      Embed

El último jueves el libro tuvo su presentación formal en la sede de Racing Club, además del autor formaron parte de la ceremonia el actor Diego Capusotto, el guionista Pedro Saborido y las autoridades del departamento de Cultura de la institución de Avellaneda.

"Voy a ser escueto en mis palabras, casi tanto como la duración de las alegrías que tenemos los hinchas de Racing", afirmó Capusotto y el salón del tercer piso de la sede estalló en risas. El humorista destacó la actitud del autor de contar las historias con el rigor propio de una investigación periodística. 

El ídolo que no sabía leer ni escribir

Una de las fábulas extrafutbolísticas que rodeaban a Corbatta era la de haber sido analfabeto durante toda su vida. Wall rastreó ese mito y fue así que logró dar con distintos documentos que comprueban varios intentos por alfabetizar al wing, incluido uno realizado por otro notable racinguista, el padre Carlos Mugica.

¿Corbatta en el fútbol de hoy?

      Embed

La rigurosa investigación llevada adelante por Wall "galopa en las manos del lector" porque se lee con el mismo ritmo en que Corbatta vivía, ese ritmo vertiginoso entre la infancia pobre y la consagración futbolística, ese ritmo entre la oscuridad del alcoholismo y la gloria de ser querido en los clubes donde pisó.

Lee un fragmento de Corbatta, el wing:

      Embed

      Embed

Comentarios Facebook