viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
23 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Santiago Bal: “Nos unió de nuevo una situación desagradable”

Grisel Coyle
0
Comentarios
Por Grisel Coyle


El actor se refirió a la polémica frase de Jose María Muscari. Padre e hijo son judíos. Barbieri se solidarizó también con su ex. Cómo son los días del actor luego de un mal momento de salud, la recuperación, la vuelta al teatro y la rápida salida de la obra de cartel

Santiago Bal: “Nos unió de nuevo una situación desagradable”
Foto:

Una mala jugada de su salud lo mantuvo alejado de los escenarios. Durante dos años y medio, Santiago Bal (80) se dedicó a recuperarse y luego regreso con Especialista en Señoras, que bajó de cartel tras pocas funciones. El papá de Federico y ex marido de Carmen Barbieri, no les escapa a ningún tema. "La parte más frágil de persona es mi salud. Es lo más flojo, muchas veces me enfermo. Pasó un hecho que me ayudó horrores a la recuperación: que me hayan llamado para trabajar. No tengas duda de que el trabajo es salud. Me renovó el espíritu.

l ¿Y cómo llegó a la notable recuperación que tiene hoy?

-Después, con un kinesiólogo permanente, me pasaron al andador, con el que salí a la calle. Me daba vergüenza, no quería. Y me trajo un bastón. Intentamos de esa forma. Caminaba al lado mío sin que me agarre, me cuidaba. Siempre una mano atrás y otra, al costado, y así fuimos caminando. Hasta que un día caminamos diez cuadras, sin que me agarre. Entonces, empecé a tomar confianza. Mi cabeza siempre es positiva pero llevaba veinte meses de que me habían dado el alta. Cuando apareció esta propuesta laboral me cambió totalmente el espíritu, y me animé a salir. Me fui al recital de Valeria Lynch, que se presentó hace poco en Calle Corrientes. Me hice arreglar un ropa porque perdí muchos kilos, casi veinte, toda la ropa me baila, y la fui a ver.

l Se preparó especialmente para volver a mostrarse.

-Me gustó, estaba lindo. Me dio fila cuatro y Valeria, en el final, que es una estrella de verdad, habiendo tres mil seiscientas personas aplaudiéndola de pie, paró el aplauso para dedicarme el show. Me dio el aplauso a mi. ¿Cómo te puedo explicar? ¡Me tembló el culo! No sé como me pude poner de pie...

l Lo ganó la emoción.

-Me puse de pie, acepté el aplauso y eso me hizo muy bien. Volví a escuchar el aplauso, es una enfermedad del actor. Fui a su camarín, no tuve suficientes palabras de agradecimiento. Después, vino una invitación para la obra de el Puma Goity, y fui con el mismo traje. Ahora tengo varios, me hice hacer. Extrañaba el contacto con la gente. ¿Sabés con quién debuté? Con Tito Lusiardo, Pepe Arias, y la gente no saben quienes eran.

l Sobre todo la juventud debe desconocerlos, ¿no?

-Los jóvenes no sabe quiénes fueron ellos ni les importa saberlo. A una analista que tenía la dejé porque le hablé de Pepe Arias y me dijo ¿quién? Por más que no sean de tu época, tenés la obligación de saber la base de nuestra historia del teatro. No saber quien es Tito Lusiardo es no tener la mas put... idea de quién era Carlos Gardel, si quiera. Me jode y me pone muy nervioso con, insisto, la gente que no conoce la historia de lo que nos corresponde conocer. ¿Cómo no sabés quienes son y querés dedicarte a esto? ¡Andá a lavarte el cul...!

l ¿Cómo es su realidad hoy?

-Federico está muy complicado con estos problemitas que tuvo y eso nos unió bastante con Carmen. Nos unió una situación desagradable como la que nos tuvo que pasar, pero nos unió. Carmen tuvo un gesto que valoro mucho. Cuando estuvo este señor (José María Muscari), que tuvo esa frase tan desagradable, Carmen me mandó la foto con sonido de una querida colega, que no está más: Cipe Lincovsky. Me mandó el sonido que ella recita, un poema muy conocido (sobre las persecuciones, atribuido a Bertold Brecht.

LEA MÁS:


      Embed

      Embed


Comentarios Facebook