viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Turismo
23 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Rodeo, una villa veraniega en Catamarca con microclima mágico

Nicolás Clementoni
0
Comentarios
Por Nicolás Clementoni


Cerquita de San Fernando del Valle, la capital provincial, se encuentra esta este espacio, perfecto para disfrutar una semana en familia. La variedad de actividades y los paisajes del lugar merecen una visita. La misma puede realizarse en cualquier época del año.

El Rodeo, una villa veraniega en Catamarca con microclima mágico
Foto:

Muchos pueden pensar que en diciembre, enero y febrero el calor haría insoportable la estadía, pero no es así. Justamente el microclima es el que se ocupa de que todo sea placentero.

Si bien Catamarca se caracteriza por su aridez, al ingresar a El Rodeo por la Ruta Provincial 4 desde la capital, se nota que hay un cambio rotundo de clima y paisaje. Las temperaturas son más frescas durante el verano, y las laderas de las montañas están cubiertas por grandes extensiones de verde.

Niquixao (Pueblo de Niebla) fue el nombre original, en quechua, de la hermosa villa turística que hoy conocemos como El Rodeo y que fue fundada por los españoles en el año 1614. Está ubicada a 38 kilómetros de la capital de la provincia. La arquitectura característica de El Rodeo está marcada por chalecitos de tejados rojos, entre cerros y valles. Y para el albergue de los visitantes hay campings, hosterías, cabañas, comedores regionales y una casa de té. El pueblo, con sus calles de tierra y sus chalets, presenta paisajes hermosos.

Desde Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba se accede a San Fernando por las Rutas Nacionales 9 y 60, y la Ruta Provincial 33. La conexión a El Rodeo y Las Juntas es Ruta Provincial 4. El Aeropuerto Felipe Varela, a escasos kilómetros de la ciudad Capital, recibe diariamente vuelos interprovinciales de tres compañías privadas y tres vuelos semanales de carácter regional. La distancia a otras capitales del país: Buenos Aires 1.131 km, Córdoba 436 km, Corrientes 832 km, Neuquén 1.467 km y La Rioja 154 km.

LEA MÁS:

      Embed

La buena pesca y las cabalgatas que permiten, por ejemplo, bordear las cumbres que hacen las veces de perímetro de El Rodeo, son las dos actividades más practicadas por quienes se acercan hasta la villa en los cálidos meses del verano. La caminata es la actividad que más disfrutan los visitantes.

Uno de los circuitos habituales es el Cordón Ambato, que trepa hasta los 1.500 metros de altura; desde allí se tiene la posibilidad de observar el vuelo de los cóndores. Otro de los paseos más visitados es el que se denomina "Bañadero de los cóndores", donde la naturaleza ha formado piletones naturales y una fenomenal cascada de más de 6 metros de altura.

Otra alternativa es acercarse a los alrededores del pueblo en bicicleta o cuatriciclo. Se puede llegar hasta el museo donde años atrás funcionó una pulpería o hasta alguna de las capillas que congregan a miles de personas durante Semana Santa.

Además de por sus atractivos naturales, El Rodeo resulta un sitio fascinante porque sus poco más de 1.100 habitantes conservan muchas tradiciones que mantienen viva la memoria de la villa y cautivan a los visitantes.

En enero se realiza la Fiesta de la Flor, mientras que en febrero es el turno del Rodeo Grande, una celebración con doma y folklore, además de los tradicionales asados. La fiesta más importante, llamada Niquixao, se realiza desde 1988 cada 25 de Mayo. Para los amantes del turismo cultural, El Rodeo ofrece diversos monumentos, entre los que se destacan la iglesia de la Candelaria, la de la Concepción y la Casa de la Cultura, reciclada a comienzos del siglo pasado y que alberga al Museo Regional Ambato, donde se desarrollan permanentes actividades artísticas.

      Embed

Comentarios Facebook