viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
23 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La raptaron, pidió ayuda por una red social y fue liberada

0
Comentarios


Mayra García tiene 18 años. Bajo engaños fue secuestrada por su novio y terminó encerrada en una casa de Asunción, donde la amenazaron y golpearon. Pudo pedir auxilio por Facebook y la rescataron.

La raptaron, pidió ayuda por una red social y fue liberada
Foto:

Una de las estrategias que tienen las redes de trata de personas para captar víctimas es mediante los denominados "seductores", que son personas generalmente jóvenes encargadas de ganarse la confianza y engañar a quienes posteriormente terminan explotadas sexual o laboralmente. Así fue el caso de Mayra García, una chica de 18 años de La Pampa, que terminó encerrada en una casa de la capital de Paraguay durante casi dos meses, mientras era golpeada y amenazada. La historia terminó bien de casualidad, cuando la joven pidió ayuda por Facebook, logrando que la liberen.

Las estadísticas del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Víctimas de Trata de Personas, del Ministerio de Justicia de la Nación indican que desde enero hasta septiembre de este año una víctima de explotación sexual o laboral fue rescatada cada 17 horas.

Según trascendió ayer, el caso que tiene como protagonista a Mayra García, una joven de 18 años de La Pampa, comenzó en agosto pasado, cuando mediante engaños resultó secuestrada por su "novio" y durante un mes y medio sufrió un calvario en Paraguay.

'Los moretones se me veían porque estaban en todas partes: tenía en las piernas, en los brazos, en la cabeza. De hecho, uno de los brazos quedó fisurado y tenía que andar con un pañuelo', contó la víctima ayer, en declaraciones a la radio Cadena 3.

Mayra llegó a la llamada Villa "La Emboscada", un suburbio de la ciudad paraguaya de Asunción, engañada por quien creía su pareja, un muchacho identificado como Cristian Romero Gamarral, de 19 años, quien se encuentra detenido.

La adolescente de 18 años logró un día escapar y pedir ayuda a una vecina, quien le mandó por Facebook un mensaje a su familia. Luego, las unidades especiales de Delitos Complejos y de Trata de Personas la ubicaron.

La joven recordó que la noche que la rescataron le pidieron que confirmara su identidad y cuando lo hizo, se largó a llorar de la emoción. "Estuve en un hotel, hablé con estos chicos de trata, me dieron mucha contención", indicó.

Los investigadores creen que Mayra iba a ser vendida a una red de trata de personas, y que era sometida a lo que se denomina "ablande", que es el cautiverio durante un tiempo, mientras la red criminal intenta que el tiempo pase sin que ubiquen a las víctimas, al tiempo que la someten a tormentos psicológicos y físicos.

El ministro de Seguridad de La Pampa, Juan Carlos Tierno, reconoció el apoyo del ministerio nacional para llevar adelante este operativo. "Si no hubiésemos tenido disposición, ni el acompañamiento del Ministerio de Seguridad Nacional, no podríamos haber logrado lo que alcanzamos", completó el funcionario.

"Fue horrible lo que viví porque son costumbres distintas y la gente me odiaba porque tengo tatuajes y un arito, cosas que ellos no usan", agregó la joven rescatada, y continuó: "Cuando estaba allá, no hacía nada. Tenía que estar adentro de la casa. Solamente podía salir para visitar a su abuela que vive al lado o a su tía que es en la esquina".

Recordó que Gamarral no trabajaba y, sin embargo, "salía todo el día para drogarse".

"Cuando llegaba y no me encontraba, empezaba la pelea. La última vez fueron cachetadas. Siempre fueron piñas y hasta la última vez fue con un cuchillo y me cortó", añadió.

"Si tuve la valentía de poder escaparme quiero que las otras chicas vean lo que les puede pasar porque no saben si las pueden vender, matar o violar. Yo no tenía otra salida, era escapar o pasar a mayores y yo no quería que pasara a mayores. Hablen con sus mamás y háganles caso", completó.

      Embed


 

Comentarios Facebook