viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
25 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Policías los torturaron para que reconocieran un crimen

0
Comentarios


En la localidad salteña de Metán, cuatro efectivos fueron detenidos acusados de golpear y privar de su libertad a dos hombres, para que se incriminen

Policías los torturaron para que reconocieran un crimen
Foto: El tribuno
Foto:

Cuatro policías de la Brigada de Investigaciones de la localidad salteña de Metán fueron detenidos acusados de torturar y privar de la libertad a dos hombres para que se hicieran cargo de un crimen.

Los imputados fueron identificados como el oficial Gustavo Orlando Orozco; el sargento Víctor Alejandro Luna; el cabo Rubén Darío Medina; y el agente Javier Sebastián Reynoso.

La orden de detención la impartió la Fiscalía de Derechos Humanos, a cargo de Gustavo Vilar Rey, y los delitos que les imputan tienen penas de entre cinco a 25 años de prisión.

La investigación, según informó la fiscalía, se inició a partir de la denuncia de un hombre llamado Pablo Carrizo, quien reveló que tras dar aviso sobre el hallazgo del cuerpo de Martín López, el 28 de mayo pasado, los cuatro policías imputados lo fueron a buscar a su casa, en horas de la madrugada.

Carrizo fue uno de los tres hombres que encontraron el cadáver en el municipio de El Potrero, ubicado a unos 45 kilómetros de la ciudad de Rosario de la Frontera.

Según el denunciante, los policías lo cargaron en el móvil, pero en el trayecto a la seccional de El Potrero, se detuvieron a la vera de la ruta 34, donde lo bajaron y lo sometieron a golpes y a maniobras de torturas con una bolsa de plástico, la cual le pusieron en la cabeza hasta dejarlo casi sin respiración.

Según reveló El Tribuno, la víctima indicó que sufrió esa maniobra conocida como "submarino seco" en varias oportunidades, como así también golpes en distintas partes del cuerpo, y que a cambio de terminar con las torturas, los policías le dijeron que debía hacerse cargo del crimen de López.

Luego lo llevaron al destacamento donde siguieron los golpes, para luego dejarlo en libertad. Rodrigo Carrizo, familiar de Pablo, en tanto, sostuvo que también fue detenido en su casa y trasladado a la misma dependencia policial, donde fue agredido y amenazado, y que el pedido de los acusados era que también asumiera la responsabilidad del homicidio de López.

Tras recibir las denuncias, la fiscalía llevó adelante una serie de diligencias que permitieron reunir pruebas para avanzar con la causa, entre ellas certificaciones médicas de las lesiones que presentaba Pablo Carrizo, como así también otros elementos probatorios.

 Por el crimen de López, en tanto, la policía logró la detención de dos sospechosos, Ramón Pereyra y Jorge Padilla.

      Embed


Comentarios Facebook