sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Participación

“Las palabras se atesoran en nuestra mente”

Señor director:

¡Qué maravilloso es tener la bendición de la palabra hablada y también la escrita! Esta última, tiene la ventaja de que se puede leer una y mil veces, analizarla, nadie la puede negar y nos impacta de diferentes maneras, de acuerdo a nuestro estado de ánimo, cuando la releemos. Las palabras y/o frases orales solamente se atesoran en nuestra mente pero igual nos impactan al recordarlas. ¿Quién no recuerda un 'te amo"? ¿Quién no recuerda un 'te odio"? Es el milagro de la palabra y la capacidad de recordar. Asociamos frases o palabras con hechos y algunas nos hacen correr una descarga de adrenalina por el torrente sanguíneo. Otras es como una descarga eléctrica, que tensa todos los músculos y tal vez hay otras, que nos paralizan. Muchas veces hemos oído frases que se han metido muy dentro de nosotros y hacen que no repitamos esas situaciones. Quién no recuerda aquella frase que dice, 'síganme los buenos' y vemos en nuestra mente un personaje nacido de la imaginación de alguien. ¡A quién no le corre frío cuando escuchamos la frase 'síganme, no los voy a defraudar"! y tratamos de pasar un borrador, que elimine esos recuerdos.

Susana F. de Fernández
DNI 10.936.423
      Embed


Comentarios Facebook