lunes 23.01.2017 - Actualizado hace
Vida
28 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los chefs domiciliarios: tendencia que va en aumento

Mariela Delay
0
Comentarios
Por Mariela Delay


La aparición de las redes sociales en los últimostiempos contribuyó a que los servicios de catering se desarrollaran de una manera especial. Sea para la vida diaria, con viandas, o para fiestas como casamientos, bautismos o comuniones, los chefs domiciliarios aumentaron.

Los servicios de catering siempre estuvieron a la orden del día en la historia de la gastronomía argenti na, pero en los últimos cinco años se acrecentó no solo por la reco mendación "persona a persona" si no por la aparición en las redes so ciales.

Sea para la vida diaria con viandas, o un trabajo mayor para casamientos, bautismos o comuniones, los chefs domiciliarios están a la orden del día y literalmente son contratados o convocados por quienes los requieren con la misma urgencia en que necesitan un budín de pan. Cuando de vestir la mesa con delicias se trata, no hay tiempo que perder.

Y con esa premisa de trabajar en la cocina "under pressure" como se conoce en la jerga de la gastronomía, el chef Carlos Bárbaro (56) pone garra, sudor y pasión a su emprendimiento, ayudado por su hijo Guillermo (25).

Desde hace más de tres décadas, Carlos se dedica a la cocina y si bien tuvo varios trabajos relacionados con el rubro, explotó sus cualidades primero con las recomendaciones de amigos y vecinos y luego en las redes.

"Las redes me ayudaron mucho. Hoy los jóvenes están en ese mundo y hay que ofrecer el trabajo desde la cibernética. Tengo una fan page en Facebook, 'Mi lado dulce', donde expongo todo lo que hago y eventos de los cuales participo. Ojo también Internet me sirve para investigar, sobre cosas nuevas, propuestas y lo que tenga que ver con la repostería".

Según admite Carlos, últimamente es muy requerido por el ambiente del rock para realizar el catering post recitales para cantantes y músicos, lo cual le representó un desafío enorme. En uno de ellos, trabajó en The Roxy Live, luego de un concierto de tres horas.

"Soy de buscar colaboradores según la fiesta o evento donde me llamen, pero mayormente me las arreglo solo. Trabajo muchas horas por día en esto, y a veces preparo todo con preocupación porque estoy al mínimo detalle, quiero que todo esté perfecto, en su punto justo. Y cuando veo que los resultados son muy lindos, me llena de alegría", sostuvo.

Bárbaro dijo que por los años que lleva en la gastronomía, todo chef o repostero debe estar "atento a las tendencias" y "buscar propuestas nuevas, saber detectar qué es lo que le gusta a la gente, lo que más se solicita", al tiempo que remató con una enseñanza para todo cliente o gastronómico que busca lo sofisticado fatto in casa: "Las personas se quedan con lo tradicional, los detalles simples, puedo decir con orgullo que mis mesas de dulces, sin ser tan sofisticadas, son un éxito total, hay que buscarle la vuelta a la repostería clásica agiornarla y así el éxito está garantizado".

Por el lado de la chef internacional Rocío Arroyo (28), recibida en 2008 en la Escuela de Arte Gastronómico y Master en chocolatería y pastelería en la Escuela del Gato Dumas, la propuesta es similar a la de Carlos, pero ya trasciende barreras geográficas. Creó su marca "Gotas de Rocío" y envía al interior los dulces y mermeladas caseras y sin conservantes que ella misma confecciona en su cocina industrial. De la misma manera trabaja con sus pan dulces y rosca de Pascua, ya que cuando los tiempos aprietan, la gente va desesperada a comprar esas delicias.

"Cuando empecé a trabajar por mi cuenta estaba terminando la Carrera de Pastelera y necesitaba un ingreso extra, por lo que cursar en la Escuela me impedía tener un horario fijo de trabajo. Así fue como empecé con clientes de la zona y amigos", relató.

Rocío enfatizó su trabajo "home made" cuando nació su hija, que hoy tiene casi cinco años, y para pasar más tiempo con ella, se metió de lleno a cocinar en su casa: primero fueron tortas y pan dulces, luego Huevos de Pascua, roscas, hasta pasar a las viandas para una fábrica, catering para cumpleaños infantiles y finalmente, mermeladas, su tesoro más preciado.

Ella sabe que la competencia con las grandes pastelerías u hornos es complicada, pero no baja los brazos, siempre busca la innovación: " Es complicado sobre todo hoy en día que con la falta de trabajo, muchas personas inclusive sin haber realizado la carrera gastronómica realizan esta actividad que es tan variada. Una manera de competir es sin bajar la calidad del producto, es tener un buen costo del producto a vender a veces ganando menos".

Para ser su propia marca registrada, la premisa es "que el producto cuente con una buena presentación porque así llega mejor a la vista de la gente para su posterior compra".
La joven sostiene que lo más importante para aquellas personas que buscan calidad, precio y confianza en un catering o pedido es "encontrar un producto realizado con normas bromatológicas correctas y materia prima de buena calidad siendo frescos y naturales, sin aditivos ni conservantes.


Comentarios Facebook