viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Participación

“Las generalidades no deben existir”

Señor director:

Hoy se consideran a las máquinas la perfección y pretenden que los hombres aprendan de ellas. Porque éstas no se cansan jamás, no se distraen, no piensan y hacen un mismo movimiento millones de veces. Por eso el hombre va sustituyéndose por máquinas. Y ya no se piensa en individualidades, el ser humano no existe. Antes, en el teléfono o en el banco, nos atendía otro humano y comprendía nuestro problema. Hoy solamente hay discos y reglamentaciones que se cumplen inexorablemente igual para todos; son las que manejan el mundo. Pero tarde o temprano el mismo humano verá que el importante es él y volveremos a la atención personalizada. Volveremos a existir como individuos, no como masas. Jesús dejó a las masas por una oveja. Eso es incomprensible para los ciudadanos, funcionarios, financistas y expertos. El hombre de carne y hueso, con alegrías, sufrimientos, esperanzas, anhelos y sueños, no existe para la sociedad industrial. Por eso las leyes, no son aplicables igual para todos. Un criminal puede ser un defensor de los derechos, o como un asesino, según se lo evalúe individualmente. Las generalidades no deben existir ya que nos conducen hacia la propia decadencia moral y espiritual.

Roxana S. Pérez
DNI 29.431.134
      Embed


Comentarios Facebook