miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
01 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Defendió a dos chicas en un robo y lo mataron de un puntazo

0
Comentarios


El hecho ocurrió la noche del domingo y la víctima fatal fue identificada como Julio Héctor Bagna, de 24 años, quien al ver que motochorros asaltaban a dos chicas salió en defensa de ambas y recibió una puñalada mortal.

Defendió a dos chicas en un robo y lo mataron de un puntazo
El asesinato ocurrió en calle 5, entre 110 y 110 A, de la localidad de Berazategui, en el Gran Buenos Aires.
Foto:

Un albañil de 24 años fue asesinado de una puñalada en el tórax cuando salió en defensa de dos chicas que fueron asaltadas por "motochorros", en la localidad bonaerense de Berazategui, y por el hecho imputaron a un adolescente al que la Justicia dejó en custodia de sus padres.

El crimen ocurrió alrededor de las 21 del domingo en la calle 5, entre 110 y 110 A, del mencionado partido del sur del conurbano.

Fuentes policiales informaron que la víctima, identificada como Julio Héctor Bagna (24), regresaba de hacer compras a su casa ubicada a la altura catastral 1024 de la mencionada calle 5 y observó como desde una moto bajó el acompañante para asaltar a dos chicas que caminaban por la cuadra.

Una de esas damnificadas, de nombre Macarena (26), había sido compañera de la escuela nocturna de Bagna, quien decidió defender a ella y a la otra joven, llamada Marian (25).

Mientras el delincuente forcejeaba con Macarena para arrebatarle el celular, Bagna intercedió para defenderla, pero el asaltante le aplicó un puntazo con una "faca" -arma blanca de fabricación casera-, sobre la tetilla izquierda, justo a la altura del corazón.

Los delincuentes huyeron y ante la demora de la ambulancia, un móvil del Comando de Patrullas de Berazategui trasladó al herido y su madre al Hospital Evita Pueblo donde, al ingresar en la guardia, los médicos constataron que había fallecido.

El cuerpo de Bagna fue llevado a la morgue judicial de Ezpeleta, donde realizarán la autopsia para determinar en forma oficial la causa de la muerte.

Más tarde, cuando una de las dos víctimas del robo declaraba en la comisaría, se cruzó en la seccional con un sospechoso que había demorado la Policía y la testigo lo reconoció como el asaltante que asesinó a Bagna.

Ese acusado de ser el autor del homicidio es un adolescente de 15 años que, por su edad, quedó a disposición del Fuero Penal Juvenil de Quilmes y es considerado inimputable por el Código Penal.

El juez de garantías en turno ordenó que el aprehendido sea entregado a sus padres y siga siendo investigado por este hecho.

LEA MÁS:

      Embed

En tanto, efectivos de todas las seccionales de Berazategui y de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes procuraban la detención del otro partícipe del crimen y se esperaban anoche nuevos allanamientos.

"Esto no tiene que seguir pasando, no es así. El vio a una compañera de la escuela por eso actuó, para que no les hicieran nada. Las chicas me pedían perdón por lo que le pasó a mi hijo, porque no podían creer que lo hayan matado", dijo llorando la madre de Bagna al canal C5N.

La mujer aseguró que tras el crimen la "partieron en mil pedazos" y pidió "Justicia por Julio", quien tenía una hija que el sábado cumplió tres años. "Mi hermano vio que le querían robar a las chicas y salió y les dijo qué estaban haciendo. Cuando mi mamá salió él le dijo 'me dieron, llamá a una ambulancia', pero no pasó nada, se tendió en el piso por un rato y la ambulancia no llegaba. Justo pasó un patrullero y los vecinos le dijeron que por favor lo lleven. Mi mamá fue con el patrullero", agregó Esteban, uno de los hermanos de la víctima.

El joven contó que "era un barrio tranquilo pero últimamente hay episodios de violencia y de robos a cualquier hora" y que una vecina suya sufrió un robo de similares características cometido por "motochorros".

"Mi sobrina el sábado cumplió tres años, obviamente no hablamos nada pero le sacaron a su padre", indicó Esteban. Por su parte, vecinos de la zona aseguraron a la prensa que la ambulancia nunca llegó al lugar y que el joven estuvo mucho tiempo tendido en el suelo perdiendo sangre hasta que una patrulla policial lo trasladó al hospital.

"Se podría haber salvado en caso de que la ambulancia no hubiera demorado tanto y que la Policía hubiera sido más humana porque lo cargaron atrás en el patrullero y lo tiraron como una bolsa de papas envuelto en un nailon que trajo un vecino, ni siquiera una frazada", afirmó una vecina, tras lo cual otra agregó que los policías "no querían que se manchara la camioneta con sangre".


Comentarios Facebook