viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
01 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

A una semana del "Súper Martes", ¿cómo son las elecciones en EEUU?

Juan Lazzarino - @elvascoJuan
0
Comentarios
Por Juan Lazzarino - @elvascoJuan


La semana próxima, el particular sistema de votación tendrá su 58a edición, desde 1789. Si bien los sondeos benefician a Hillary Clinton, existen antecedentes de candidatos perdedores con mayor cantidad de sufragios que el ganador. Entrá y enterate de todo lo que tenés que saber para comprender el método estadounidense

A una semana del Súper Martes, ¿cómo son las elecciones en EEUU?
Foto: Hillary Clinton y Donald Trump, durante el último debate previo a las elecciones. Crédito: AFP.
Foto:

Las campañas de los candidatos a la presidencia llegan a su fin de cara a las elecciones del próximo martes 8 de noviembre (El Super Martes, como se lo denomina). Con la candidata demócrata, Hillary Clinton, administrando una ventaja notoria sobre su rival republicano, Donald Trump, se abren nuevos espacios de disputa en un sistema electoral muy distinto al nuestro. Los votos anticipados y los distritos claves toman protagonismo a la hora de proclamar al sucesor de Barack Obama

Si bien falta una semana para se conozca al ganador, ya hay indicios que muestran a la ex secretaria de Estado como la posible vencedora. A diferencia de lo que ocurre en Argentina, el país del Norte cuenta con un recurso poco común: el voto anticipado.

La recta final de la campaña se inició con varios spots publicitarios en los que participaron figuras de Hollywood, deportistas y músicos -casi todos igualando el voto con el "no voto" a Trump- para impulsar a los ciudadanos a empadronarse, en un país donde participar de las elecciones no es obligatorio. Una vez realizada la convocatoria, todas las fuerzas se destinaron en marcar presencia en los distritos en los que se realizan comicios adelantados. En 37 de los 50 estados ya se emitieron alrededor de 20 millones de votos y la candidata demócrata es la máxima favorita para acceder al Despacho Oval de la Casa Blanca

LEA MÁS:

      Embed

En forma presencial, por carta y hasta por correo electrónico, los estadounidenses se anticiparon al Súper Martes y comenzaron a marcar la tendencia. A diferencia de los comicios de 2008 y 2012, este año se registraron un 40 por ciento más de votantes para las adelantadas y se estima que el porcentaje de asistencia para el 8N supere ampliamente al 54.9 por ciento del padrón que se presentó en 2012 para darle la reelección a Obama. 

      Embed

¿Cuáles son los distritos claves y cómo funcionan?


De los 50 estados que definen la elección, hay por lo menos 10 que son considerados "swing status" (sí, como swinger). Estos distritos se caracterizan por no tener un voto con marcado favoritismo, sino que pueden dar como ganador a uno u otro partido por igual. Carolina del Norte, Ohio, Iowa, Virginia, Nevada, Colorado, Wisconsin, Florida, Pensilvania y Vermont son los distritos en los que la disputa voto a voto se define en la campaña y que reparten 130 de los 270 electores necesarios para hacerse con la victoria (sobre un total de 538). 

A diferencia de estos, hay otros distritos en los que los fondos de campaña no abundan sólo porque tienen una tendencia marcada por uno u otro partido. Kansas, Nuevo México, Idaho y California tienden a ceder sus votos a los demócratas. En contrapartida, Montana, West Virginia, Texas y Loussiana suelen favorecer a los republicanos con sus electores.

      Embed

Pero en medio de todos estos cálculos queda aún una pregunta latente: ¿qué son los electores?

El sistema norteamericano es por voto indirecto y la investidura se decide por la voluntad del Colegio Electoral, que está compuesto por un número de representantes por distrito (esquema bastante similar al de la Cámara de Senador de Argentina). Cada votante elige por un candidato, pero en realidad lo que hace es direccionar el voto de los representantes de su Estado. Lo curioso del sistema estadounidense es que no hay reciprocidad entre cantidad de votos y voluntad de los electores: el candidato que se impone se lleva la totalidad de los electores por estado, aunque haya ganado por un solo sufragio. Las únicas salvedades son Maine y Nebraska, que dividen sus votos en forma proporcional al porcentaje que saca cada candidato. 

      Embed

Antecedentes polémicos en las elecciones de Estados Unidos


En el año 2000 se disputaban las elecciones entre el candidato republicano, George Walker Bush, y el demócrata, Al Gore. Aquel 7 de noviembre, al finalizar el recuento primario, Gore había alcanzado 50.999.897 de votos, mientras que Bush había recibido 50.456.002. Pero a pesar de que el demócrata había logrado algo más de 500 mil votos que el republicano, finalmente fue el hijo del ex presidente quien se adjudicó los comicios. 

¿Cómo fue posible? Aquí es donde Florida jugó un papel fundamental. A pesar de que ya pasada la medianoche, Gore había llamado a Bush para felicitarlo, el demócrata dio marcha atrás al saber que en la Península también había logrado la victoria y le correspondían los 25 electores que ésta repartía. Lo que el ambientalista no contempló fue que el gobernador del Sunshine State, como se la conoce a Florida, era el hermano del candidato republicano, Jeb Bush, quien direccionó los votos de los representantes en el sentido opuesto al previsto.

Con esta maniobra, el partido republicano se alzó con 271 votos del Colegio Electoral, contra los 266 que habían ido a parar a manos de los demócratas, y se quedó con la Casa Blanca. A pesar de que la demanda de Gore llegó hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos, el máximo tribunal validó la decisión de los 25 electores de Florida y un mes después de los comicios se embistió a George W. Bush como presidente.

      Embed
banner

Gráfica: Martín García

      Embed

Comentarios Facebook