lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
02 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El cambio de Santiago del Moro, un conductor “de Fierro”

Karim González
0
Comentarios
Por Karim González


El conductor de Intratables, el exitoso ciclo de las 20.30 de América, muy lejos de instalarse en la comodidad de su buen presente laboral, va por más pero sabiendo que se hizo “desde el llano y con trabajo”.

El cambio de Santiago del Moro, un conductor “de Fierro”
Foto:

Sin lugar a dudas Santiago del Moro se encuentra en un gran momento. Aunque con, la versatilidad, el profesionalismo, las agallas y el tesón de un tipo como él, no es difícil advertir que todavía tiene mucho por destacarse para llegar a su techo. Con el pase radial de su ciclo Mañanas Campestres (líder de audiencia en Radio Pop) a La 100 y el reciente Martín Fierro a la Radio, que obtuvo en la categoría Mejor Programa de la Mañana en FM, el conductor de Intratables, el exitoso ciclo de las 20.30 de América, muy lejos de instalarse en la comodidad de su buen presente laboral, va por más.

En ese trayecto la pasión por el trabajo dice ser su principal vara. Ya cuando el sábado pasado se alzó con la estatuilla que destacaba su labor radial, hizo hincapié fundamentalmente en la capacidad y el esfuerzo que su tarea le demanda.

"Soy el resultado de una persona que trabaja mucho. Para todos los pibes que están viendo: laburen que los sueños se cumplen", decía con ahínco para luego corroborar el concepto que quiere transmitir a las nuevas generaciones. "Me gusta dar ese mensaje. De trabajo, de ir para adelante. Las oportunidades aparecen desde ahí. No existen las oportunidades mágicas", asegura el muchacho que se ha convertido en un destacado moderador de los acalorados y vehementes debates de tenor político que se suceden noche a noche en su programa de tevé. "Yo vengo muy del llano, de muy abajo, de un pueblo muy chiquito. Nadie me regaló nada, no soy hijo de nadie importante. Todo lo he conseguido en base a laburo, a tocar puertas y ése es el mensaje que me gusta dejarle a los demás", afirma Del Moro generando empatía.

LEA MÁS:

      Embed

En radio o TV

"Uno tiene que prepararse, tiene que formarse, pero todo el motor del laburo es la pasión, la dedicación y el trabajo", señala nuevamente dejando muy en claro que su triunfante carrera no es producto de la casualidad ni de la buena fortuna. Hoy consagrado, este periodista y conductor que asomó por vez primera de manera masiva en el canal musical MuchMusic, como cabecilla de los programas Flow y Countdown, se atrevió a tirarse a la pileta sin saber si había demasiada agua cuando, tras cinco años dejó la conducción del envío de espectáculos Infama, para adentrarse en el universo de la actualidad política de Intratables.

"Yo soy conductor de tele o de radio en su defecto y después me toca hacer programas de diferente contenido. No reniego de eso. Para mí es igual de importante hacer un programa de espectáculos que hacer un programa de actualidad política. Me lo tomo igual. Soy conductor, yo trabajo con lo que me dan, con lo que tengo. Respeto del mismo modo uno u otro programa", confiesa Santiago, superado por el training diario que le brinda un envío de las características del que se destaca por contar entre sus panelistas con Jonatan Viale, Paulo Vilouta, Liliana Franco, Carlos Campolongo, Diego Brancatelli, Débora Plager y Natasha Niebieskikwia.

"No hablo con los políticos más allá de lo que se ve en el aire. No agendo sus números en mi celular ni quiero que me llamen, infecten u operen. Trato de no contaminarme con nada de eso. Hago un programa que trata sobre actualidad política y lo termino cuando se apaga la lente de la cámara. No me interesa nada más que ser conductor, respetar al público y ponerme en el lugar de lo que piensa el que está del otro lado del televisor", aclara Santi. Intratables surgió en 2013 como un programa de verano basado en la edición de contenidos de actualidad en la línea de Duro de Domar. Pero de inmediato, la repercusión del febril debate sobre el acontecer político, la inseguridad, la economía y diversas áreas, junto a la proliferación de representantes de todos los sectores y partidos, lo consolidó como producto estable.

En ese marco donde se aglomeran "todas las voces", Del Moro resulta una especie de foráneo político que administra el desorden fogueándolo o contrarrestando el incendio con tal que no decaiga. "Es un programa difícil de hacer. Se trabaja a micrófono abierto y con mucha gente. Es 100% visceral, entonces es imposible armarlo con anticipación", comenta su anfitrión. "En el vivo la rutina se puede romper a los cinco minutos. Mi postura es la de un moderador de alguna manera y dejar que se expresen todos", recalca el muchacho de sonrisa ancha que para desempeñarse con la soltura que lo caracteriza, estudió paralelamente actuación y periodismo.


      Embed

Comentarios Facebook