martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Política
02 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Presupuesto avanzaba hacia su media sanción

0
Comentarios


En una prolongada sesión que se extendía en horas de la madrugada, pero en la que el oficialismo tenía garantizados los votos para su aprobación, la Cámara baja debatía el proyecto de Presupuesto 2017.

El Presupuesto avanzaba hacia su media sanción
Foto: Hugo Villalobos
Foto:

La Cámara de Diputados se encaminaba a aprobar, durante la madrugada, el proyecto de ley de Presupuesto 2017, al asegurarse el frente oficialista Cambiemos el apoyo del Frente Renovador, el bloque Justicialista y Progresistas, con el rechazo de los legisladores del kirchnerismo y la izquierda.

El Frente para la Victoria, el Peronismo para la Victoria, el Frente de Izquierda y Carlos Heller (Partido Solidario) adelantaron que rechazarían la iniciativa e insistirían con sus propios dictámenes de minoría, al evaluar que se trata de un presupuesto de "ajuste" que condena al país a un "excesivo endeudamiento". La denominada "ley de leyes" se trataba conjuntamente con la de los Superpoderes, luego de la aprobación de la ley de contratos de participación público privada para obra pública, tal como pretendía el gobierno y que había fracasado la semana pasada.

Tras las modificaciones consensuadas con el Frente Renovador, el texto de la ley de Superpoderes que el cuerpo parlamentario se disponía a dar media sanción disminuye al 7,5 por ciento el tope que tiene el jefe de Gabinete en el ejercicio del 2017 para reasignar a voluntad las partidas presupuestarias aprobadas, acotándose al 5 por ciento a partir del 2018.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina, abrió el debate y defendió el proyecto de "superpoderes" al señalar que reduce "del 100 al 5 por ciento" la posibilidad de modificar las partidas.

Sobre el presupuesto, destacó que se trata del "más federal de los últimos 20 años" con agresivos beneficios para las provincias.

En este sentido, enfatizó que con el texto que se disponían a aprobar daba respuesta al "fallo de la Corte que le devuelve el 15% de la masa coparticipable de las provincias", en tanto que daba cumplimiento a la Ley de Reparación Histórica con la inclusión de 14 mil millones de pesos para financiar el déficit de las cajas jubilatorias provinciales".

A su vez, mencionó que se van a "invertir decenas de miles de millones en el Plan Belgrano" al que definió como "el más ambicioso en décadas", y ponderó también los 5 mil millones de pesos pactados con las provincias que serán transferidos automáticamente del Fondo Social Solidario (retenciones de la soja), de los cuales el 70 por ciento irá para las provincias, y el 30 por ciento a los municipios.

En este contexto, Laspina ratificó que el Presupuesto 2017, "pone mucho énfasis en la inversión social, en un país donde uno de cada tres argentinos está bajo la línea de pobreza", y recalcó que obra pública percibirá un incremento del 32 por ciento. "Este es un presupuesto que no busca el ajuste, porque promueve el gasto social, cuando muchos deseaban que el gobierno no lo hiciera", agregó el diputado santafecino, anticipándose a los cuestionamientos en ese sentido que más tarde formularon el kirchnerismo y la izquierda.

Laspina sostuvo que sería "inmoral aprobar un presupuesto que no tuviese un fuerte incremento de gastos sociales, por eso el gasto en previsión social aumenta un 35 por ciento comparado con una inflación proyectada que ronda el 17 por ciento para el año próximo".

Reclamó que el presupuesto "no sea un dibujo inexplicable" ni una "ficción" como con el gobierno anterior "cuando se decía que a su entender sucedía con el gobierno anterior, cuando se decía que "la inflación sería de un dígito".

"Estamos dando un gran paso en materia institucional para que el presupuesto sea verdad y no una ficción, para que sea una discusión libre de demagogia", concluyó el miembro informante del oficialismo. .

Kicillof y la regresión salarial

A su turno, el diputado del Frente para la Victoria Axel Kicillof cargó contra la iniciativa oficialista al señalar que la ley expresa "en términos macroeconómicos continuar con la política de regresión salarial", en tanto que advirtió que "triplica el endeudamiento externo", al hacer alusión al plan del gobierno de endeudarse por "45 mil millones de dólares" el año que viene.

El ex ministro de Economía criticó al gobierno porque se vanaglorió en campaña de ser "el mejor equipo de los últimos 50 años pero que en la práctica "demostró que pifia en todo y no pega una", al indicar que este año "el PBI no creció y esta en caída libre, prometieron una inflación del 25 y la tenemos hoy en un 40".

Subrayó que el presupuesto en debate es "unitario y regresivo" en términos de distribución el ingreso, y que persigue como finalidad atar al país al "viejo modelo del que la mitad de los argentinos se quedan afuera".

En este marco, el diputado kirchnerista repartió críticas a los bloques opositores que tenían previsto estampar con sus voto el apoyo al proyecto de Presupuesto propuesto por Cambiemos. Al tomar la palabra, Diego Bossio anticipó el respaldo de su bloque a la iniciativa oficial, pero no ahorró en cuestionamientos respecto del programa económico que deja entrever las primeras decisiones de gobierno.

"Hay que invertir en la Argentina pero es el propio gobierno que trabaja para que no haya inversión, porque hoy es mucho más negocio especular con la renta financiera y no invertir en la economía real. Se continúa con la lógica de que la patria financiera termine definiendo el perfil productivo en la argentina y esa es una discusión muy larga que tenemos que dar", apuntó.

En representación del interbloque Progresistas, Margarita Stolbizer (GEN) adelantó el apoyo con disidencias al dictamen de mayoría, al recalcar que del diseño del Presupuesto se desprende que "el gobierno ha escogido el camino del gradualismo fiscal y no del shock como muchos grupos económicos estaban impulsando".

"Esto minimiza el impacto social que tiene hoy la herencia recibida", agregó.

Las proyecciones económicas comprendidas en el presupuesto, estiman un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3,5%, una inflación de entre 12 y 17%, un tipo de cambio nominal promedio de $17.92 y un déficit fiscal del 4,2% del PBI.i





      Embed

      Embed

Comentarios Facebook