domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 28° H 69.9%
04 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Milito juega contra los rivales y contra la ansiedad

Pablo Vignola
0
Comentarios
Por Pablo Vignola


Es el decimoquinto DT que contrata Independiente en los últimos diez años. Sólo uno de ellos, el Tolo Gallego en su segunda etapa, superó el año de trabajo. Pellegrino se fue con el 62 por ciento de efectividad; Gaby tiene el 59.

Milito juega contra los rivales y contra la ansiedad
Foto:

Por un camino avanza el proyecto futbolístico de Gabriel Milito al frente de Independiente. Por la colectora del al lado, la ansiedad de su gente, ésa que despidió con silbidos al equipo que empató sin goles con Gimnasia.

Y una cosa camina de la mano con la otra. En los últimos diez años, del 2006 a la fecha, Independiente cambió 20 veces de entrenador; sin contar sendos interinatos de Pepé Santoro y Fernando Berón, el club contrató 15 directores técnicos: Falcioni, Burruchaga, Troglio, Borghi, Santoro, Gallego, Garnero, Mohamed, Ramón Díaz, Cristian Díaz, Gallego, Brindisi, De Felippe, Almirón, Pellegrino y Milito. Quiere decir que, esa ansiedad, logró interrumpir los más variados procesos a lo largo de una década en la que alcanzó una sola alegría: la Sudamericana de 2010 con el Turco Mohamed, despedido al poco tiempo.

De ellos, Pellegrino se fue con 62 por ciento de efectividad y De Felippe con el 59. Hoy Milito, en sus 13 partidos dirigidos (con 6 triunfos, 5 empates y 2 derrotas) lleva el 59 por ciento de efectividad, está tercero en el torneo y en busca de la identidad de un equipo que tiene a varias de sus individualidades en bajo nivel.

Vale decir que Milito, que arrastra el contrapeso de las eliminaciones prematuras en las Copas Argentina y Sudamericana, en el tramo inicial de su era como entrenador del Rojo no está haciendo una mala campaña.

Rara vez un gran equipo se arma de la noche a la mañana; quizás, curiosamente, la excepción que hace a la regla haya sido el Independiente del 2002, que capitaneaba el propio Milito, y que obligado a sumar muchos puntos para evitar el descenso se consagró campeón de punta a punta de la mano del Tolo Gallego. La mayoría de las veces, los equipos sólidos y efectivos necesitan, entre otras cosas, tiempo.

La mano firme de la dirigencia será fundamental para sostener, al menos una vez, un proyecto en el creyeron. Así actuó Pedro Iso en 1989 cuando los hinchas querían echar al Indio Solari y lo bancó hasta que llegó el título; lo mismo hizo Héctor Grondona con Brindisi en el '94. De los que vinieron después, sólo uno, Gallego, fue aguantado más de un año (15 meses) en su segunda etapa entre marzo de 2009 y junio de 2010 (Comparada no le renovó el contrato porque terminó cuarto después de pelear el torneo).

Quizás la ansiedad no sea la mejor consejera.

      Embed






Comentarios Facebook