lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Vida
06 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Síntomas del infarto: ¿Qué debemos hacer?

Karina Muzzupappa
0
Comentarios
Por Karina Muzzupappa


Ante la sospecha de estar padeciendo un infarto agudo de miocardio, es importante actuar con celeridad, ya que cuanto más tiempo transcurra entre los primeros indicios y la intervención hospitalaria, menores serán las posibilidades de éxito en la atención.

Síntomas del infarto: ¿Qué debemos hacer?
Foto:

Desde la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI), en pleno marco del 42º Congreso Argentino de Cardiología, hicieron un llamado a la población para actuar en forma inmediata, ya que cuando se produce un infarto el tiempo es crucial y en cómo se actúe estará la clave para hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Primer Paso: Reconocer los síntomas. El infarto suele manifestarse con dolor de pecho de comienzo brusco, que puede estar irradiado a brazos, mandíbula, espalda o la parte superior del abdomen. "Sin embargo, muchas veces los síntomas son variados, por lo que recomendamos enfáticamente que ante la presencia de cualquier dolor atípico, se piense en la posibilidad de que sea un infarto y se actúe en consecuencia", consignó el Dr. Daniel Berrocal, cardioangiólogo intervencionista, presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología.

Segundo Paso: No esperar a que los síntomas progresen. Es muy frecuente que la gente no haga nada a la espera de que desaparezcan los síntomas. Sin embargo, la mayoría de las veces, en lugar de remitir, éstos progresan y el tiempo perdido es muy valioso y empeora el pronóstico.

Tercer Paso: Notificar inmediatamente de la situación a quienes estén cerca suyo. Es habitual que los individuos no compartan su malestar con las personas de su entorno. Resulta prioritario notificar inmediatamente la situación a quienes estén presentes, ya que lo ayudarán en la realización de los pasos siguientes. También es recomendable que alguien lo acompañe luego en la ambulancia.

LEA MÁS:

      Embed

Cuarto Paso: Llamar al servicio de emergencias. El propio afectado, si es que está solo, o las personas de su entorno que ya fueron notificadas de la situación, deben comunicarse en forma inmediata con el servicio de emergencias. "Cuando ocurren los síntomas, hay que llamar urgentemente a la ambulancia y explicarle lo que está sucediendo. Es importante saber que el servicio del SAME tiene un Código Infarto y activa inmediatamente la consulta", señala el Dr. Marcelo Bettinotti, médico especialista en Cardioangiología Intervencionista y miembro del CACI.

Es preferible que sea una 'falsa alarma' en lugar de dejar avanzar el cuadro sin hacer nada. El propio sistema de salud promueve que la gente llame de más a emergencias a que lo haga con el cuadro avanzado o que directamente no llame. "Mucha gente tiene miedo al episodio de la llegada de la ambulancia y al movimiento que esto genera en el barrio. Se ha escuchado decir 'antes de llamar a la ambulancia, me muero' y, lamentablemente, eso es exactamente lo que a veces termina sucediendo", expresó el Dr. Alejandro Cherro, cardioangiólogo intervencionista, presidente del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI).

Quinto Paso: Masticar una aspirina. Existe consenso internacional en que masticar una aspirina en esta situación, por sus efectos como antiagregante plaquetario, puede representar una pequeña ayuda para comenzar el proceso de desobstrucción del trombo que seguramente está impidiendo el flujo normal de sangre al corazón.

Es fundamental reducir el tiempo que transcurre desde la aparición de los primeros síntomas hasta el ingreso a una sala de hemodinamia para la realización de un procedimiento de reperfusión coronaria (angioplastia), la intervención por excelencia para restaurar el flujo sanguíneo de la arteria obstruida. Un trabajo conjunto de la Sociedad Argentina de Cardiología y la Federación Argentina de Cardiología, que involucró a 1.759 pacientes de 247 centros de todo el país, mostró que 135 minutos es el promedio desde los primeros síntomas hasta la llegada del paciente a una guardia hospitalaria capacitada para llevar a cabo una angioplastia.

      Embed



Te puede interesar

Comentarios Facebook