miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
Más allá del Misterio
07 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Asombro por “señales” en un campo de Santa Fe

Pachi La Fata
0
Comentarios
Por Pachi La Fata


En la localidad de Malabrigo apareción un dibujo de 80 metros de diámetro:

Asombro por “señales” en un campo de Santa Fe
Foto:

La ciudad santafesina de Malabrigo es conocida como Ciudad Jardín, y tiene una población de 10.000 habitantes. En la actualidad, el negocio más rentable es la soja y el trigo, que ocupa gran parte de su actividad agropecuaria. Justamente en un campo, fueron descubiertas las tan famosas como misteriosas "señales", o círculos de los que nadie sabe explicar su origen. La investigación sobre esta aparición en Malabrigo, que se encuentra en el departamento de General Obligado, al noreste de la provincia de Santa Fe, y a 450 km de Rosario, fue publicada por el grupo especializado Visión Ovni, luego de que la vecina malabriguense Carina Alesso contactó a la investigadora Silvia Pérez Simondini para comentarle sobre la aparición de un dibujo en un campo de la zona, de las cuales ya circulaban unas fotos.

"Ante este dato, la investigadora se contacta con el autor de las fotografías, Saúl Ambrosig, el mismo que fue convocado por la familia Bressán, quienes fueron los que hicieron el hallazgo del dibujo mientras realizaban tareas de campo. Y así comenzó otra investigación que decidimos compartir", se indicó en el informe.

En la planilla sobre las características del hecho, se afirma que la fecha de hallazgo fue el 9 de octubre pasado, y el autor del hallazgo fue el hermano de Raúl Bressán. Asimismo, sostienen que el dueño del campo es el señor Bandini. La fecha de toma de fotos fue el domingo 21 de octubre de 2016. La fotografía y video del hallazgo corresponden a Saúl Ambrosig. En relación al desarrollo del episodio, en el trabajo de Visión Ovni se indica que "todos esperábamos la aparición de los dibujos en Chicoana Salta, sin embargo, eso no sucedió", precisando que "nuevamente Malabrigo hace su aparición en el mapa del misterio con la denuncia de un nuevo programa en uno de sus campos al igual que lo sucedido el año pasado. Esta vez, el campo del hecho, se encuentra ubicado a unos 2000 metros del casco urbano, según le relata Raúl Bressán a la investigadora Silvia Pérez Simondini, que es la persona que comúnmente hace las tareas rurales. Sin embargo, por una convalecencia de salud, su hermano es quien lo reemplaza en esas labores", se expresó.

De acuerdo al estudio, "el hermano de Raúl, que estaba inspeccionando el campo, observa que una cantidad enorme de palomas -torcazas- estaban picoteando en un sector determinado. Esto llama su atención y se acerca al lugar para ver qué era lo que atraía a las aves. Fue allí que descubre, el trigo acamado (acostado) como si un gran viento lo hubiera puesta de esa manera. Lo que estaba dibujado en el campo era de gran tamaño y mostraba una gran prolijidad en el aplastamiento. El dibujo tiene unos 80 metros de diámetro y era muy perfecto", se dijo. En ese marco, sostiene la investigación, "rápidamente trajo a la memoria lo sucedido el año pasado en otro de los campos de la zona mostrando la misma extrañeza. Para sus tareas en el campo y es así que decide llamar a Saúl para tomar las fotografías de lo que había encontrado".

"Saúl Ambrosig, es avisado el 16 de octubre (domingo), pero recién puede acudir el 21 de octubre (viernes) al campo para realizar lo que podemos denominar un excelente peritaje de fotografías por tierra y aire. Utilizó para ello, un drone, que nos muestra por aire a la perfección la dimensión y la forma del dibujo", indicaron en la investigación.


El misterio de las varas de trigo dobladas y no rotas

La investigadora Silvia Simondini preguntó a la gente del campo sobre la condición de las varas del trigo, y el lugareño Raúl Bressan le respondió que "estaban dobladas, para nada rotas, solamente acostadas". Su hijo Sebastián sacó fotos del trigo también para mostrarle a su padre, en donde atrajo su atención como que estaba chupado desde arriba en un pequeño sector del trigo. "Hay como un levantamiento muy raro", fue la explicación. Raúl contó que "el año pasado en el campo de Nardin, no se habían dado cuenta de la huella. Pasaron la trilladora por una parte del dibujo y se dieron cuenta que había algo extraño.

      Embed

Comentarios Facebook