sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
09 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los Republicanos reafirmaron su mayoría en la cámara baja

0
Comentarios


Tras la elección que consagró a Donald Trump como presidente, su partido también tiene ahora una mayoría de 247-188, incluidos tres puestos vacantes, la mejor posición desde 1931.

Los Republicanos reafirmaron su mayoría en la cámara baja
El republicano Paul Ryan, continúa como presidente de la Cámara de Representantes.
Foto:

El Partido Republicano no sólo se quedó con la presidencia de los Estados Unidos tras las elecciones disputadas este martes sino que también logró conservar su mayoría en la Cámara de Representantes por dos años más, luego de victorias de candidatos republicanos en una serie de distritos en Florida, Virginia y Colorado que los demócratas esperaban ganarse.

 Los demócratas que imaginaban grandes avances en distritos suburbanos y con diversidad racial parecían en cambio encaminados a triunfos modestos. Los aspirantes republicanos se vieron así impulsados por la inesperada victoria de Trump en las elecciones presidenciales, y su atractivo entre los votantes blancos de clase trabajadora.

Aunque no había muchas expectativas de que los demócratas pudieran ganar los 30 escaños necesarios para retomar el control de la cámara baja el año que viene, ambas partes habían pronosticado que los republicanos verían reducida su histórica mayoría en quizá una docena de escaños.

Sin embargo, los republicanos tienen ahora una mayoría de 247-188, incluidos tres puestos vacantes, la mejor posición en la que ha estado el partido desde que sumó 270 representantes en 1931.

LEA MÁS:

      Embed

 Para el miércoles de madrugada, los republicanos habían ganado al menos 233 escaños -lo que les garantiza el control- y apenas cinco de sus candidatos a la reelección habían perdido.

El Partido Republicano conservó escaños en Minnesota, Nueva York, Michigan, Pennsylvania, Iowa y Wisconsin a los que aspiraban los demócratas, y los republicanos se preparaban para ampliar su dominio de la cámara después de seis años.

 El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, republicano por Wisconsin y que ganó un 10mo mandato, dijo que había llamado a Trump para felicitarlo por su victoria y prometió que trabajarían juntos.

 "Estamos deseando trabajar mano a mano con el nuevo gobierno para avanzar en un programa que mejore las vidas de la gente estadounidense", dijo Ryan en un comunicado. La victoria, añadió "marca un rechazo al status quo de las fracasadas políticas progresistas".

 En un primer momento no estaba claro qué impacto tendría la pequeña reducción de la mayoría republicana sobre la figura de Ryan, que molestó a algunos legisladores del partido cuando se negó a hacer campaña por Trump.

 Un miembro del grupo de legisladores conservadores Freedom Caucus perdió su contienda, pero varios republicanos recién elegidos podrían reforzar esa rama más dura del partido. Eso aumentaría la capacidad de presión de los conservadores sobre cuestiones como el límite de gasto y las regulaciones del gobierno.

 En Florida, el representante republicano Carlos Curbelo ganó una contienda que demostró que el daño del candidato presidencial republicano sería más limitado de lo que esperaban los demócratas.

En un distrito del área de Miami donde 7 de cada 10 votantes tiene orígenes hispanos, la contienda se convirtió en una de las más costosas del país, al superar los 18 millones de dólares, pero Curbelo logró afianzarse.

 La representante por Virginia Barbara Comstock, que ha cumplido su primer mandato en la cámara, renovó su escaño en los suburbios de Washington D.C. pese a los incesantes esfuerzos demócratas por vincularla a Trump.

Ambas partes gastaron más de 20 millones de dólares en esa contienda en un distrito de votantes acomodados y con buena formación, que los dos bandos consideraban susceptibles de pasarse a los demócratas.

 Dos demócratas derrotaron a representantes republicanos en Florida, pero parecía deberse a circunstancias locales.

 La neófita política Stephanie Murphy, de 38 años de edad, se impuso al veterano John Mica, de 73 años de edad, en el área de Orlando, mientras que David Jolly perdió su escaño de St. Petersburg ante el demócrata Charlie Crist, que fuera gobernador republicano del estado.

 De cara a 2017, el Congreso enfrena una remesa de leyes presupuestarias y tiene que renovar la capacidad de endeudamiento del Gobierno o enfrentar una suspensión federal de pagos que golpearía la economía. Esas medidas nunca son sencillas de aprobar.

      Embed

Comentarios Facebook