viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
10 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Hace 20 años empezó la leyenda de Román en Boca

Leandro Gavira
0
Comentarios
Por Leandro Gavira


Bilardo lo puso como titular ante Unión y, en su primer encuentro, recibió la ovación de los hinchas. En el Xeneize ganaría tres Libertadores y una Intercontinental, entre otros títulos. Fue el hombre más determinante de la historia.

Hace 20 años empezó la leyenda de Román en Boca
Foto:

Hace veinte años, Juan Román Riquelme, se ponía por primera vez la camiseta de Boca. El partido fue ante Unión, en la misma Bombonera, que lo vería disputar los 206 encuentros, que lo mantienen como el hombre que más veces pisó ese césped. El que lo puso en Primera fue Carlos Bilardo, y ahí comenzó a forjarse la leyenda. El amor con los hinchas fue a primera vista, y ese mismo día, lo ovacionaron. Después, lo sabido, once títulos en la institución y actuaciones inolvidables frente a River, o contra el Real Madrid, o ante quién se le ponga enfrente. Dos décadas atrás, debutaba el hombre más determinante de la historia del club.

En su primer cotejo, en la victoria ante el Tatengue, fue titular y en la espalda llevó la número ocho, que luego, cuando llegara Carlos Bianchi, cambiaría por la 10, que nunca dejaría. Para debutar en la red, tuvo que esperar a su tercera presentación, en la que marcó ante Huracán, en el "jardín de su casa", como él mismo llama al estadio boquense. Siempre mostró buenos rendimientos, pero cuando llegó el Virrey, empezaría a ser el enganche y a deleitar al mundo futbolístico con sus actuaciones.

En el bicampeonato 1998/99 fue fundamental. Esos logros llevaron al equipo a la Libertadores, en la que se destacó muchísimo y también logró el bicampeonato 2000/01. Lo cierto, es que antes de ganar su segunda copa, tendría una actuación impresionante y recordada frente al Real Madrid, en la Copa Intercontinental que también levantaría. Geremi y Makélélé, todavía lo están tratando de parar. Luego de una primera etapa gloriosa, en la que también había inmortalizado el Topo Gigio ante River, se fue a probar suerte a España.

En el 2007 pegaría la vuelta, para ganar una nueva Libertadores, en la que mostró un rendimiento deslumbrante. Muchos, todavía piensan que esa copa, la "ganó él solo". En la final ante Gremio hizo uno en La Bombonera, y los dos en Brasil. Lamentablemente, por problemas con el Villarreal no pudo jugar la final del mundo ante el Milan. En 2008, nuevamente regresó y sumó cuatro estrellas más a su carrera, para después ascender a Argentinos Juniors y retirarse. Hoy, los hinchas todavía lo extrañan y le piden que vuelva. El amor será eterno.


LEA MÁS:

      Embed


Comentarios Facebook