domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Barracas - La Boca
10 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Loco Banderita, un símbolo de Boca

0
Comentarios


Oscar "Cacho" Laudonio, además de ser referente del club, conoce como nadie los mejores secretos guardados del club Xeneize y es un compinche de todo el plantel boquense que lo adora

El Loco Banderita, un símbolo de Boca
Foto:

Se está por venir Boca a la cancha, señores! ¡Se agita la bandera, se agita la bandera! ¡Ahí está Cacho! ¡Sí, señores! ¡El Loco Banderita agita la azul y oro! ¡Y ahí está Boca en la canchaaa!". La potente y sentimental voz de Alejandro Fantino anunciaba así la salida del equipo boquense al verde césped de La Bombonera de Buenos Aires. 

Fue el relator quien bautizó a Oscar "Cacho" Laudonio como El Loco Banderita, quien tiene una envidiable misión en el mundo: avisarle a la hinchada de Boca que está por salir el equipo a la cancha.

"A mí me pueden llamar como les guste. Cacho, Oscar, el Loco Banderita... Este lo tengo patentado. Una vez me apioló un abogado para que lo patentara porque después se lo iba a copiar otro y me iba a prohibir usarlo. El apodo me lo puso Fantino. Cuando el equipo estaba por salir a la cancha y él relataba la campaña de Boca empezaba: '¡Ahí está el Loco Banderita flameando la bandera. Y si el Loco Banderita flamea la bandera es porque se viene Boca a la cancha, señores!' Y así me quedó. Se lo debo a Alejandro", nos confirma Laudonio, quien además es hermano del fallecido Abel Ricardo Laudonio, boxeador y actor argentino, ganador de la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Roma 1960 y campeón argentino de peso ligero. Además tiene 7 hermanos más.

Laudonio tiene 80 años, pero gracias al trabajo que realiza en su gimnasio de boxeo, en Villa Urquiza, se mantiene en plenitud. Además sale a bailar con la murga del barrio y cada partido en que el Xeneize juega de local, se planta con su traje a flamear la bandera azul y oro en la boca del túnel. "Vivir la pasión boquense y el carnaval carioca. Es difícil imitarme. Soy único en el mundo", asegura El Loco Banderita.

Y agrega: "Hace más de 60 años ya me colaba en la Bombonera con la barra. En 1985, Antonio Alegre (ex presidente de Boca) me hizo entrar al club como control de entrada. Cinco años más tarde pasé a la utilería y en el 92, a ser seguridad de utilería. Pero mi verdadero rol es el de flamear la bandera y saludar con mi traje a los jugadores cuando salen a la cancha. Es la pasión más increíble del mundo. Ese es el momento. Es el carnaval carioca".

¿Cómo es su relación con los futbolistas? Él mismo, quien durante la semana va todas las mañanas al predio de Casa Amarilla a colaborar con el equipo de Reserva, explica la admiración que siente por cada uno el que sale a defender los colores boquenses. 

"Quiero mucho a los jugadores de Boca y ellos a mí. Si es de Boca, entonces está con El Loco Banderita. Soy un privilegiado que llegué a dar la vuelta olímpica en año 2000 contra el Milan en Japón. Salí del avión flameando la bandera y cantando abrazado con Carlos Bianchi. ¡¿Qué más se puede pedir?!", declara y se preocupa en aclarar que ama "a todas las hinchadas del mundo". Y sueña con que "cada hinchada tenga a su propio Loco Banderita".

Su relación con el barrio de La Boca, siente que es "maravillosa" y que "siempre fue y será así".

Su otra máxima satisfacción tienen otros colores, los de la bandera nacional. "Cuando Diego era el técnico de la Selección -cuenta Laudonio-, pidió que yo estuviera en la salida del equipo. Después, en el 2012, en el Superclásico de las Américas que perdimos por penales contra Brasil en la Bombonera, me puse el traje de Argentina para recibir al equipo en el campo. Fue lo máximo".

La nota con este personaje tan pintoresco como querible está llegando a su fin, pero antes de despedir a PORTEÑO DEL SUR, Cacho muestra su vanidad y dice: "¡Cuidado! Así como me ven, yo soy ídolo de Diego, de Messi, de Amadeo Carrizo y del Bocha. Y no lo digo yo, me lo confesaron ellos mismos. ¿Qué más puedo pedir?".

      Embed

Comentarios Facebook