domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
10 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Amplían pena para el “ladrón golpeador” por amenazar a fiscal

0
Comentarios


“En este momento me levantaría y te rompería la nariz a trompadas. Y haceme una causa más y poneme un año más por favor te lo pido”, le dijo el reo al fiscal en pleno juicio.

Amplían pena para el “ladrón golpeador” por amenazar a fiscal
Foto:

El denominado "ladrón golpeador", quien en 2015 fue condenado a 11 años de prisión por una serie de 12 robos violentos ocurridos en el partido San Isidro, sumó otro año de cárcel por la amenaza que, en pleno juicio, le hizo al fiscal que lo encarceló, cuando le dijo que quería "romperle la nariz".

Se trata de Juan Pablo Majo Molinari (de 40 años y alias "El Tarátula"), quien en un juicio abreviado acordó una pena de un año de prisión por el delito de "amenazas" cometido el 31 de agosto del año pasado cuando le dijo al fiscal de San Isidro, Patricio Ferrari, delante de un juez y de las cámaras de televisión, que iba a golpearlo.

"En este momento me levantaría y te rompería la nariz a trompadas. Y haceme una causa más y poneme un año más por favor te lo pido", le dijo en ese momento en plena sala de audiencias Majo Molinari al fiscal Ferrari, lo que originó la nueva causa.

LEA MÁS:

      Embed

El acuerdo entre la defensa de "El Tarátula" y la fiscal Carolina Asprella fue homologado por la jueza María Coelho, del Tribunal Oral Criminal Nº 7 de San Isidro, quien además condenó al imputado a pagar las costas y lo declaró "multireincidente". Con la nueva condena, se deberá unificarle en 12 años su tiempo de reclusión.

Es que el año pasado, en aquel juicio en el que amenazó a Ferrari y acusó a los policías de la DDI de San Isidro de haberle robado dinero en un allanamiento "para ir a comer un asado" -algo que posteriormente no ratificó-, Majo Molinari fue condenado a 11 años de prisión por el juez Facundo Ocampo, por 12 hechos de robo simple, 11 concretados y el otro en grado de tentativa.

Los robos por los que fue condenado fueron cometidos entre el 1º y el 27 de diciembre de 2014 en locales comerciales del centro de San Isidro y Martínez, y el botín superó los 34.000 pesos en efectivo.

Según se consideró probado, Majo Molinari tenía siempre el mismo modus operandi: elegía comercios atendidos sólo por mujeres donde irrumpía a los gritos y le aplicaba a alguna de las vendedoras un cachetazo o una trompada para generar temor en el resto y lograr que le entregaran la recaudación.

      Embed

Comentarios Facebook