viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
12 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Informe | Metidas de Patón

Pablo Vignola
0
Comentarios
Por Pablo Vignola


La Selección angustiada en esta Eliminatoria y hoy afuera del Mundial. Primero el desmanejo dirigencial y luego los desaciertos de Bauza, que abandonó su estilo equilibrado para sostener a un grupo desgastado.

Informe | Metidas de Patón
Foto:

Explicar los fracasos suele ser sencillo. El cuestionamiento de las decisiones de un entrenador de fútbol, cuando los resultados adversos se repiten de manera de poner en peligro el objetivo que se persigue, no encuentra resistencia desde la lógica del hincha que todos llevamos dentro.

Claro que hay un punto de partida que no podemos dejar de observar y tiene que ver con lo que se transmite desde arriba. En todos los ámbitos es igual. En el deportivo, determinante. Y si no, echemos una rápida mirada al pasado: San Lorenzo, Racing, River e Independiente, cuatro monstruos de nuestro fútbol que tuvieron el castigo del descenso como consecuencia, en primer lugar, de los desmanejos dirigenciales que se apoderaron de cada uno de esos clubes.


LEA MÁS:

      Embed

Para la Selección Argentina, no clasificarse a un Mundial, sería parangón de descender. Y los que quedaron en la AFA a partir del fallecimiento de Julio Grondona, llenaron todos los formularios para conseguir un encuentro cara a cara con el fracaso. En eso estamos. Alcanza con recordar que el Tata Martino, entrenador del equipo dos veces subcampeón de la Copa América, dejó el cargo en medio de la indiferencia absoluta de una dirigencia preocupada por otros intereses. Asumió una Comisión Normalizadora y Armando Pérez eligió a Edgardo Bauza, después de referirse a él diciendo "no me acuerdo cómo se llama". Esa misma gente, que está por dejar la AFA, ahora deslizó la idea de ir en busca de Sampaoli para subsanar lo que ya reconocen como un error (Javier Medín lo desmintió).

Prólogo del desembarco de Bauza que, pese a las desprolijidades, arrancó su proceso con un triunfo ante Uruguay y acomodando al equipo en la tabla. Pero después, el mapa astral se modificó por completo y, en un mar embravecido, el Patón no supo pegar los golpes de timón necesarios para corregir el rumbo. Por el contrario, se aferró a un proceso que mostraba desgaste por donde se lo mirara; el Titanic sufrió fisuras que se intentaron reparar con plastilina y hoy, a siete fechas del reparto de pasaportes para Rusia, el equipo argentino está afuera.


      Embed


Por eso es sencillo explicar esta paliza de Brasil que incrementó la heridas. Y el riesgo que empieza a sufrir la Selección Argentina en esta Eliminatoria camino al Mundial de Rusia donde hoy ocupa el sexto lugar. Bauza, que desde que empezaron los problemas con los empates ante Venezuela y Perú y la derrota con Paraguay, dijo que iba a mantener la base del plantel (que psicológicamente no puede soportar el peso de la responsabilidad de jugar con la casaca argentina), no sólo lo hizo, sino que a esa determinación le agregó otras metidas de pata (o de Patón), a saber:

Insiste con Romero en el arco, un jugador cuestionado antes porque no atajaba en su club y que, ahora, tampoco lo hace en la Selección: no tiene reacción.

Convocó a Lavezzi con cuatro meses de inactividad; primero dijo que no lo iba a usar y después lo mandó al banco. Dejó afuera a Banega, uno de los que más le había ofrecido en la zona de creación como socio de Messi. Puso a Enzo Pérez de volante por la derecha, "hace cinco años que no juego en esa posición", dijo el propio futbolista en la primera conferencia de prensa. Sostiene a Mascherano de volante, cuando por algo en Barcelona juega como central. Borró a Rojo y metió a Mas. Dejó en el banco a Mercado para usar a Zabaleta que, en su club, alterna. Un como de errores explosivos en favor de renunciar a su estilo habitual por otro sin sentido. Un combo de errores explosivo que, finalmente, explotó.

Comentarios Facebook