martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
21 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Sappa, arquero del líder con una vida de película

0
Comentarios


Lo bocharon en su primera prueba en Estudiantes y lo marcó la muerte de su padre justo frente al estadio donde el sábado fue figura estelar y atajó un penal. “Tenemos una entrega increíble”, tiró

Sappa, arquero del líder con una vida de película
Foto:

En el andar ganador del líder Estudiantes hay un protagonista que no muchos tenían en agenda cuando largó la temporada. Se trata de Daniel Sappa, el arquero en el que confió Nelson Vivas tras la lesión de Mariano Andújar. Y que tiene una historia muy particular detrás, que merece ser contada.

Oriundo de Villa Elisa (partido de La Plata), con edad de fútbol infantil, época de baby fútbol, Daniel Sappa se calzó por primera vez los guantes para defender el arco de Curuzú Cuatía, un club barrial de su ciudad que participa en la Liga Amateur Platense. De allí era su padre Diego quien lo entrenaba y así Daniel Sappa comenzaba a incubar sus sueños de Primera División.

A los trece años, con edad de novena división, se fue a probar a Estudiantes y, por entonces, le bajaron el pulgar. Claro que esa frustración no fue nada comparado con el dolor que debió soportar dos años después. Fue en la tarde del 24 de diciembre de 2011 cuando su padre, dirigente justicialista, con muchos amigos y dueño de un corralón, fue atropellado mientras iba en su moto en la intersección de las calles 25 y 531, justo enfrente del estadio Ciudad de La Plata, donde el sábado Daniel tuvo una actuación consagratoria.

Por entonces, Daniel viajaba todos los días de Villa Elisa a Florencio Varela para entrenarse en Defensa y Justicia donde había llegado tras un breve paso por Independiente. El destino y su fuerza de voluntad lo llevó a cumplir su sueño deportivo que era también el de su padre, su madre, Dora, y sus tres hermanos, Diego, Damián y David: formar parte de los planteles de inferiores del Pincha. Se sumó con edad de cuarta, Martín Mazzucco le dio la titularidad en esa categoría y el año pasado no sólo firmó su primer contrato sino que también debutó, en febrero y en cancha de Tigre.

Luego de atajarle el penal a Pablo Ledesma, que evitó el empate de Colón, Daniel Sappa levantó un dedo al cielo en señal de que se lo estaba dedicando a su padre fallecido. Aprovechó su oportunidad, pero sabe que el arco de Estudiantes tiene otro dueño. "Mariano Andújar es el mejor arquero del fútbol argentino y cuando esté bien va a volver", confió aceptando que pronto deberá sentarse en el banco de los suplentes. Además, habló de este Estudiantes puntero, invicto y con una buena ventaja: "El grupo está fuerte y mantenemos la humildad. Tenemos una entrega increíble, metemos las situaciones que creamos y atrás somos sólidos", fue su explicación sobre el momento del equipo.

      Embed


Comentarios Facebook