viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Boxeo
22 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Autoboicot

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


El regreso de Diego “La Joya” Chaves al ruedo, más que una continuidad olió a vuelta a cero. De tocar casi el cielo con las manos peleando en Las Vegas, a hacerlo por nada en Quilmes, con un rival menor al que consiguió por un aviso en Facebook. Historia de una ambición mal entendida

Autoboicot
Diego "La Joya" Chaves
Foto:

Indisimulablemente, apena ver a Diego "La Joya" Chaves peleando en un club de Quilmes a 10 vueltas contra un desconocido que jamás había sido programado a esa distancia, es decir, que nunca había combatido siquiera como fondista (Luis Pablo Zárate).

¿Cómo es posible? De pelear en Las Vegas frente a Brandon Ríos y Timothy Bradley, o en Texas vs Keith Thurman, o de estar a un paso de enfrentar a Kell Brook en Inglaterra, a tener que poner un aviso en Facebook buscando un rival para pelear acá.

Y tuvo suerte que el "Luifa" Zárate recogiera el guante –tampoco había demasiado para elegir-, porque de lo contrario ni siquiera hubiese tenido su segunda presentación en esta temporada.

Según su ex mánager Osvaldo Rivero, a principios de año, tras caérsele el duelo contra Brook, tenía una oferta para medirse contra el puertorriqueño Miguel Cotto por 250.000 U$, bolsa que uno ignora si es buena o mala, pero sabe que no a cualquiera le llega esa propuesta.

Y la rechazó por parecerle baja.

Tal vez lo fuera. Pero a veces un mal negocio es mejor opción que un negocio ideal, si éste es un castillo de arena. Y más cuando la otra opción es el precipicio.

Allí se enemistó con su mánager, con quien tiene contrato firmado hasta agosto de 2017, y a partir de entonces a cambio consiguió dos peleas locales: una en Moreno ante el veterano Jorge "Chino" Miranda, a quien venció por KOT 5. Otra en Quilmes, la del viernes, ante el Luifa Zárate, a quien venció por KOT 1, ambas irrelevantes, que de nada le sirvieron para su carrera ni para su crecimiento. Quizás tampoco para su bolsillo.

¿O cuánto habrá cobrado por cada una? ¿Cuánto habrá sido en dólares, y cuántas de esas tendría que hacer para llegar a los 250.000 que le ofrecieron contra Cotto de un saque?

Chaves además subió gordo, en el peso más elevado de su carrera (70,600), pasándose incluso en 1 kg de lo pactado ante su rival, por lo que seguramente tuvo que pagar una multa compensatoria, que vaya uno a saber de dónde salió, pero si fue de su bolsa, más lamentable aún.

Lo más probable es que la haya puesto su actual manejador, Sergio Luis Rodríguez (Los Rodríguez Boxing Promotions), que abrió un ciclo mensual por CN23 y lo querrá cuidar como figura. Pero se sabe que en el boxeo nadie regala nada, y tarde o temprano todo se paga, o se descuenta.

La otra queja de Chaves era también el prolongado tiempo sin pelear, porque estuvo parado todo el 2015. Sin embargo, en boxeo el avance no se mide siempre por cantidad de peleas, sino por la calidad de los oponentes, los peldaños avanzados, niveles, bolsas, prestigio.

La Joya tenía el panorama abierto. Venía de perder por descalificación con Brandon Ríos dejando mejor imagen que él, por lo cual lo llamaron para enfrentar a Bradley, ante quien empató.

Si Brook no rehuía su compromiso como lo hizo –en su reaparición enfrentó a otro-, aduciendo una lesión poco creíble, quién sabe hoy sería campeón mundial, o posible rival de algún peso pesado de los que abundan en welter, incluyendo una revancha con Thurman. O con el propio Cotto.

Eso era jugar en Ligas Mayores.

Hoy su política personal lo hizo desaparecer de todos los ránkings mundiales, y apenas aparece 11º en la FIB. Incluso figuran welters argentinos que estaban detrás suyo, como "La Joya" Miguel Barrionuevo y David "El Pirata" Peralta en el CMB, o Elías Vallejjos y Adrián "Chicky" Verón en la OMB. ¿Cuál fue su negocio? ¿Quién otro más que él mismo es culpable de su propio destino?

Boxísticamente siempre será un crack, aunque sigue en duda su temperamento en las bravas. Pero realmente apena su desperdicio.

Liquidó a Zárate como debía, sin contemplaciones, aunque cabe acotar que pese a las dos cuentas de protección que le dio el árbitro Rodolfo Stella, Zárate no cayó, y que técnicamente dos cuentas de pie en el 1º round ameritan una tercera para detenerse el combate, como faculta el reglamento, aunque el resultado quizás hubiese sido el mismo.

Pero pensamos en el futuro de Chaves, sin rivales acá que lo quieran y puedan enfrentar, y sin figuración mundial.

Habría una propuesta soñada, pero imposible a la vez, por los intereses empresariales que siempre  fustigamos: una pelea contra Brian Castaño, cuando éste gane el título mundial interino superwelter AMB este sábado en Catán frente al boricua Emanuel de Jesús.

Una primera o segunda defensa, acá en el país. No estaría nada mal, y pararía los corazones. Obvio, no se hará. Sería pedirle peral al olmo, un sueño dentro de otro, pero nada cuesta aún soñar. El problema es que nunca hay excepciones para eso.

      Embed


Comentarios Facebook