domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Salud
24 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cáncer de ovario: el quinto tumor más común en argentinas

María Belén Gutierrez Sieiro (@Belengsieiro)
0
Comentarios
Por María Belén Gutierrez Sieiro (@Belengsieiro)


Recientemente, la ANMAT aprobó una nueva medicación que demostró ser efectiva para un subtipo, en pacientes que ya se operaron y recibieron quimioterapia.

Cáncer de ovario: el quinto tumor más común en argentinas
Foto:

 "No hay forma de prevenirlo y cuando se detecta, en general, es en estadios más avanzados". Así, de forma categórica, define el doctor Reinaldo Chacón, Jefe del Departamento de Oncología Clínica del Instituto Alexander Fleming al cáncer de ovario, una enfermedad que representa el tumor ginecológico que más muertes ocasiona.

Se trata del quinto tipo de cáncer más frecuente en mujeres del país. Por año, se registran más de 2.200 nuevos casos y, de hecho, se estima que, por día, más de seis argentinas reciben el diagnóstico. "Puede encontrarse con un estudio que es normal, y a los tres meses la paciente puede encontrarse con un tumor de ovarios de unos 6 a 7 centímetros", afirma Chacón quien explica que el avance de la afección es tan rápido que es muy difícil detectarlo en épocas tempranas.

"En las pacientes jóvenes, es frecuente que se diagnostique, por ejemplo, en una consulta generada por trastornos en la fertilidad. Sin embargo, en las pacientes más grandes, los síntomas suelen ser vagos y no lo relacionan con una patología importante", precisa la Dra. Valeria Cáceres, Jefa del Departamento de Oncología Clínica del Instituto Ángel H. Roffo.

Por lo general, la primera consulta con el médico surge después de  molestias en la zona inferior del abdomen, por cansancio, anemia, sensación de saciedad precoz al comer y pérdida de peso.

Algunos casos de cáncer de ovario pueden explicarse mediante un factor hereditario consistente en la alteración de dos genes, conocido como BRCA 1 y BRCA 2, responsables de corregir defectos en el ADN.  Pero si se alteran, pierden su función y aumenta el riesgo de desarrollar ciertos tumores como cáncer de ovario y también de mama.

Se calcula que entre el 10 y el 17 por ciento de las mujeres con cáncer de ovario presentarían una mutación en las proteínas BRCA. No obstante, hoy en día, esa mutación puede detectarse a través de un test que se realiza con una muestra de sangre, saliva o tumor y permite poner en conocimiento de esta condición a los familiares cercanos de la paciente, en la que es recomendable la realización del test para saber si también lo presentan.

LEA MÁS:

      Embed

¿Qué hacer?

La primera indicación frente a un cáncer de ovario es la operación, en donde el objetivo es quitar  todo el tejido tumor. Si el cuadro es muy avanzado, se extirpan los ovarios, el útero y el tejido peritoneal. En el caso de que la enfermedad afectara a mujeres jóvenes, lo que intenta hacer la ciencia es preservar el útero y el ovario que no está afectado.

Pero si la cirugía tiene lugar cuando la enfermedad ya está en etapas avanzadas, existe una altísima tasa de recaída. En esos casos, es necesaria la quimioterapia. Sin embargo, aquellas mujeres que presentan mutación de los genes, responden mejor al tratamiento que las que no la tienen. "Por desgracia, alrededor del 70 al 80 por ciento de las pacientes, en el momento de la cirugía, ya tienen un cáncer avanzado de ovario", precisa Chacón.

Recientemente, la ANMAT aprobó una medicación, denominada olaparib, del laboratorio AstraZeneca, que demostró ser efectiva para un subtipo "cáncer de ovario avanzado platino sensible con histología serosa de alto grado con mutaciones genes BRCA", en pacientes que ya se operaron y recibieron quimioterapia. La droga funciona como una nueva alternativa de tratamiento.

Se administra de forma oral, en comprimidos, es tolerable entre los pacientes y no produce pérdida de pelo. "Actúa específicamente en pacientes que hicieron su primera cirugía, la quimioterapia, y después de seis meses, recaen", explica Cáceres.

Y concluye: "lo importante es que la paciente puede pasar hasta dos años hasta el nuevo tratamiento, hasta la próxima quimioterapia. De esta manera, permite que viva más, y al vivir más va a tener más chances de que se incorporen nuevas drogas".

      Embed


Comentarios Facebook