martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Política
25 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Pro primera vez, una mujer representará a los jueces de todo el país

0
Comentarios


A los 88 años, la camarista comercial María Lilia Díaz Cordero fue elegida presidenta de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional.

Pro primera vez, una mujer representará a los jueces de todo el país
Foto:

Por primera vez en 88 años una mujer, la camarista comercial María Lilia Díaz Cordero de la oficialista lista Bordó, fue elegida presidenta de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, la entidad gremial que reúne a los jueces y fiscales federales y nacionales de todo el país.
 
De este modo se consolida la línea interna que manejó la entidad en la última década, cuando se opuso al kirchnerismo y frustró reformas del Poder Judicial, apoyando, además, al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti.
 
Esta agrupación y el resto de las listas mantuvieron una firme oposición a que los jueces nacionales pasen a depender de la Ciudad de Buenos Aires, como dice la Constitución.
 
La jueza Díaz Cordero obtuvo el 48% de los votos, en tanto que la lista Celeste, que actuó cercana al kichnerismo, logró el 31 % y Compromiso Judicial, el 21 por ciento. Votaron 1987 jueces y fiscales, funcionarios y magistrados, en tanto que Días Cordero consiguió 942 votos, mientras que Alberto Lugones, de la Cámara Federal de San Martín obtuvo 610 votos y el camarista comercial Rafael Barreiro, 413. La camarista ocupará la presidencia que le deja Ricardo Recondo, también camarista, de la lista Bordó y ex integrante del Consejo de la Magistratura, donde hoy Luis Cabral, de la misma lista, ocupa un lugar.
 
"Le dije (al ministro de Justicia, Germán Garavano) que vamos a trabajar juntos y también que nos vamos a pelear porque nosotros vamos a impedir que la Justicia Nacional se desmembre", dijo la magistrada.
 
El conflicto entre el Gobierno y los jueces se agravó cuando trascendió la idea de la Nación y la Ciudad para traspasar a la órbita porteña unos cincuenta juzgados penales y laborales mediante la firma de un convenio a fin de mes.
 
Los jueces se opusieron, el peronismo en el Senado dijo que no votaría una ley que avale ese convenio y las diferencias internas en el seno del Gobierno hicieron naufragar el traspaso inmediato. No obstante, el oficialismo quiere hacerlo progresivamente y más adelante.

      Embed


Comentarios Facebook