miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Salud
27 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Misterios del cerebro adolescente

Facundo Manes
0
Comentarios
Por Facundo Manes


Misterios del cerebro adolescente
Foto:

Muchas veces, frente a algunas actitudes propias de hijos, nietos, alumnos o vecinos adolescentes, los adultos suelen preguntarse "¿qué tiene este chico en la cabeza?". El conocimiento científico nos permite especificar las características del cerebro durante esta etapa crucial de la vida.

El proceso de maduración de varios circuitos neurales durante la adolescencia está aún incompleto. Sabemos bien que desde los aspectos biológicos, los cambios que se inician en la pubertad, entre los 8 y 12 años –en promedio–, están destinados a la maduración de los órganos reproductivos. Durante la adolescencia también se produce un desarrollo emocional y mental que nos prepara para la vida adulta. Y en este sentido, serán críticos los cambios que se dan en el área más anterior del cerebro y evolutivamente, la más nueva: los lóbulos frontales. Esta región de nuestro cerebro es la responsable de funciones tan complejas como la capacidad para tomar decisiones, para el autocontrol, para planificar y ejecutar un plan de acción, para ponerse en el lugar del otro y para poder entender qué pautas establece cada sociedad sobre lo que está bien y lo que está mal, entre otras. Los cambios que sufre el lóbulo frontal afectan las funciones que regula. En la adolescencia, además, se modifican y aumentan las conexiones entre diferentes regiones cerebrales.

A medida que crecemos, los estímulos se vuelven más complejos y requieren del refinamiento de las redes y las señales en nuestro cerebro para posibilitar que la información pueda procesarse de manera más rápida y pueda también integrarse mejor.

La llamada "mielinización", que aumenta en esta etapa, es en parte responsable de esto. Se trata de un proceso de recubrimiento de las neuronas que permite que las señales viajen más rápido, más lejos y que puedan interconectarse entre sí.

A los adolescentes se les presentan nuevos desafíos cognitivos: se complejiza el material que enfrenta a nivel escolar, debe empezar a tomar sus propias decisiones y tiene nuevas demandas, especialmente las que tienen que ver con la atención. Ya en sus fases más tempranas, madura una porción del cerebro importante en la atención motivacional. Esta región también monitorea los procesos conflictivos al intervenir en la toma de decisiones. También maduran, e incluso crecen en tamaño, algunas estructuras, tales como el hipocampo y la amígdala. Son muchos los cambios que se producen: no solo existen redes más mielinizadas, sino también redes más grandes y complejas con mayores interacciones.

Este crecimiento y maduración culmina recién en los últimos años de la segunda década de vida. Estos datos nos confirman que durante la adolescencia existe una extensiva reorganización cerebral. Por eso es fundamental comprenderlos, cuidarlos, acompañarlos.

      Embed


Comentarios Facebook