viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Historias de vida
27 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una hermosa voz que alegra las mañanas en el subte B

Pablo Quirós
0
Comentarios
Por Pablo Quirós


Compositora y cantante, MAE les da un toque diferente a las mañanas en la estación Rosas de esa línea de subte, sin más "armas" que su guitarra y su voz, y ayudando a que los viajeros bajen un cambio en su estrés diario.

Una hermosa voz que alegra las mañanas en el subte B
Foto:

Día tras día, en las numerosas estaciones de las líneas de subte porteñas, son cientos los artistas que se ganan la vida entregando su arte, algunos en los andenes, otros desfilando por los vagones.

Pero todos los martes y los viernes, a partir de las 7, en la estación Juan Manuel de Rosas del subte B, los pasajeros que practican una carrera inevitable contra el tiempo tratando de llegar a horario a sus trabajos, pueden experimentar una sensación de calma y una forma de cable a tierra.

Allí, en un costado del andén, María Eugenia Romero, también conocida como MAE, se instala durante poco más de tres horas con su hermosa y cálida voz y su guitarra como única compañía, y se dedica a interpretar música popular tanto en castellano como en inglés.

"En el subte -nos comenta MAE- hago un repertorio ecléctico y según mi humor, o lo que perciba que la gente está necesitando escuchar, desde folklore hasta rock, nacional o internacional, desde música tranquila y melosa hasta algo muy power para levantar el viaje en subte".

Aclara que "se detienen a escuchar personas de todas las edades y tipos, tengo un público muy amplio en ese sentido, y gracias al subte me he hecho fans muy fieles que vienen casi cada vez que toco en algún lugar".

María Eugenia comenta que hace poco más de un año que desarrolla esta rutina matinal que disfruta por el contacto con la gente, y destaca que "yo cantaba tango con un guitarrista, y un amigo que tenía permiso y no quería tocar más, nos lo transfirió para esa estación".

Asegura que "empecé cantando entre tres y cuatro días en la semana, y luego bajé a dos", y comenta que "a principio de año me iba muy bien, y me gusta porque es lindo ver a la gente como disfruta y agradece, pero también es cansador estar todos los días, porque uno está expuesto continuamente".

Pero María Eugenia, que tiene 25 años, nació y se crió en Ciudad Jardín, asegura que su amor con la música se inicia en su infancia, porque a su padre le gustaba toda la música, y su abuelo paterno hacía música vocacionalmente, y solía ir a cantar a un hogar de ancianos cerca de su casa".

"Siempre me gustó jugar a crear -relata- armaba bandas con amigas, y en el jardín inventábamos canciones simples, y las grabábamos en casetes como si estuviéramos haciendo radio".

Aunque fue en la adolescencia cuando MAE accedió a YouTube, y descubrió a la cantante estadounidense Terra Naomi. Dice que "ella me influenció mucho, yo ya venía tocando la guitarra, de chica tomé clases de piano, porque en casa había un órgano. Y un día, en una mudanza apareció una guitarra y empecé a tocar, y fui aprendiendo, con la ayuda de un profesor"

Recuerda que "toda la secundaria me refugié en la música, y comencé a componer en inglés, además porque mi mamá era profesora de ese idioma. Un día mi papá trajo CD's de Celine Dion, y me encantó, al igual que otras cantantes, como Tori Amos y Regina Spektor".

Pero el clic que la hizo volcarse a la música en castellano fue Luis Alberto Spinetta. "Cuando era más chica no me gustaba, pese a que a mi viejo le encantaba, pero yo no lo entendía. Lo descubrí con Pescado Rabioso, y luego me pareció hermoso el disco Artaud y ahí cambié en parte mi enfoque musical".

María Eugenia calcula que "tengo unas cien canciones compuestas, desde los 12 años, y como todos, al principio hablaba de un chico que me dejó, o vivencias de una amiga mía por sus desengaños amorosos, y luego empecé a expresar otros sentimientos, desde la pelea con una amiga, hasta un homenaje a mi abuelo", y señala su deseo de "seguir aprendiendo y ampliar mis modos de expresión".

LEA MÁS:

      Embed

Una aventura por Perú y Ecuador

Con el dinero obtenido dando clases de matemáticas y física, y con otros trabajos eventuales, MAE decidió en 2015 lanzarse a la aventura y viajó siete meses por Perú y Ecuador, con la compañía de una mochila y su ukelele, "que era más fácil de llevar que la guitarra", aclara.

Autora de temas como "Manantial", María Eugenia cuenta que "pasé por varias ciudades, desde Lima hasta Cuenca, en Ecuador, una ciudad hermosa, que es patrimonio del mundo. Resultó una prueba de decisión para mí, subir a un colectivo en otro país y largarme a tocar no era fácil, al principio me costó pero hubo muy buena recepción, y así me conecté con mucha gente, e incluso compartí música con un dúo de Córdoba, Remanso".

MAE asegura que "no fui con un plan determinado, así que me largué y toqué en micros, bares y en la calle, y la buena onda de la gente me ayudó, pero lo más fuerte fue que pude profundizar en otras músicas, aprendí cosas folklóricas, valses peruanos y me hizo volver con ganas de estudiar y avanzar en otros terrenos".

Una vez por mes, MAE realiza un curso en la Escuela de Biodanza de Buenos Aires, en Tigre. "Es un sistema de danza terapéutica para conectarse con los aspectos más humanos y espirituales".

Dos CDs, recitales y hasta clases de inglés

Pese a remarcar el interés de la gente que la escucha en el subte, María Eugenia aclara que no vive sólo de la música, al menos por ahora, aunque comenta que "doy clases de guitarra y canto, y también voy a un geriátrico una vez por semana a ofrecer mis canciones. Además, canto también en eventos en empresas, hoteles o festejos especiales, y doy clases de inglés".

MAE señala que "tengo dos CD's producidos en forma independiente, el segundo se llama "Melodías subterráneas" y alterno repertorio en castellano y en inglés, y de distintos géneros, desde "Canción del Pinar" de Fandermole hasta "Halleluyah" de Leonard Cohen". Y en FB, se pueden ver algunos de sus temas en "MAE oficial".

Destaca que "los CD's los vendo en el subte o en bares y boliches donde suelo presentar mi música, tanto sola como acompañada" pero aclara que "siempre me sentí bien tocando con alguien" y detalla que integró el dúo Hoja de Mar, con Marcos Wertheimer en guitarra y ella en voz, el dúo de tango Romero-Bustos, y este año suele presentarse junto a Luciano Martín Alvarez en bares como Libario y Despierta" y anuncia que el 23 de diciembre tiene un recital en Rockin' Food, en Arévalo al 1400.

María Eugenia asegura que quiere retomar sus estudios de canto y guitarra en la Escuela Popular de Avellaneda, donde ya lo hizo en 2012, luego de haber cursado dos años de Ciencias Físicas en la UBA, y menciona entre sus principales maestros a Juanpi Juárez, Marisa Provenzano y Paola Gamberale.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook