miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
27 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El día que EE.UU. se quedó sin adversario

0
Comentarios


El presidente Barack Obama se encargó de extender una mano de amistad hacia Cuba tras la muerte de Fidel, mientras que el electo Donald Trump lo calificó como un “brutal dictador”

El día que EE.UU. se quedó sin adversario
Encuentro entre Raúl Castro y Barack Obama en la cumbre de las Naciones Unidas de 2015. Foto: AP.
Foto:

Estados Unidos despertó ayer sin su némesis de medio siglo, Fidel Castro, un adversario barbudo que durante cinco décadas fue rival indomable de la Casa Blanca aunque vivió lo suficiente para ser testigo del histórico acercamiento entre los dos países.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, saludó al viejo adversario en una nota oficial en la que extendió "una mano de amistad" a los cubanos por la desaparición física del líder.

"La Historia registrará y juzgará el enorme impacto de esta singular figura en las personas y en el mundo a su alrededor", manifestó el mandatario estadounidense, en una referencia al discurso "La historia me absolverá", con el cual Fidel se defendió ante el tribunal que en 1953 lo juzgó por el asalto al Cuartel Moncada.

En los próximos días, los cubanos "recordarán el pasado y también mirarán al futuro. Y al hacerlo, deben saber que tienen en Estados Unidos un amigo y un país asociado", aseguró Obama.

Obama y el presidente cubano Raúl Castro restablecieron en 2015 las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, rotas en 1961.

LEA MÁS:

      Embed

En tanto, el presidente electo, Donald Trump, fustigó al "brutal dictador" al prometer hacer "todo lo posible" por la "libertad" del pueblo cubano.

La primera reacción de Trump a la noticia del fallecimiento del líder de la revolución cubana fue en su cuenta de Twitter, con una escueta frase: "¡Fidel Castro está muerto!".

      Embed

Poco después, en un comunicado divulgado por la oficina de transición presidencial, Trump declaró que Castro fue un "brutal dictador" que "oprimió a su propio pueblo" y con su fallecimiento deja "un legado de fusilamientos, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de derechos humanos fundamentales".

"Si bien Cuba sigue siendo una isla totalitaria, mi esperanza es que hoy marque un alejamiento de los horrores soportados durante demasiado tiempo y hacia un futuro en el que el maravilloso pueblo cubano finalmente viva en la libertad que tanto merece", afirmó Trump.

A pesar de que "las tragedias, muertes y dolor causadas por Fidel Castro no pueden ser borradas, nuestro Gobierno hará todo lo posible para asegurar que el pueblo cubano pueda iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad", prometió el presidente electo de EE.UU., quien asumirá el cargo en enero.

Durante la campaña, Trump prometió "dar marcha atrás" a las "concesiones" hacia Cuba, pero los expertos ven improbable que frene en seco el deshielo iniciado por Obama y que ha llevado al restablecimiento de las relaciones diplomáticas y de los vuelos comerciales entre ambos países, entre otros progresos.

En las primarias, Trump fue el único aspirante republicano que apoyó la apertura a Cuba, pero en su búsqueda de votos en Florida en las elecciones generales prometió que "revocaría" las medidas ejecutivas de Obama "a no ser que el régimen de los Castro" restaure "las libertades en la isla".

Pero algunos analistas consideran que el magnate de los hoteles y los casinos tendrá que atemperar esa postura, debido a las presiones que recibirá de parte de los empresarios estadounidenses que llevan décadas anhelando hacer negocios con Cuba.
      Embed


Comentarios Facebook