viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
27 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Exiliada no festeja, pero reza por el alma de Fidel

0
Comentarios


Hilda Molina reside en Argentina desde 2009, luego de haber apoyado la Revolución y después enfrentarla. Néstor y Cristina Kirchner intervinieron para que el régimen cubano le permitiera la salida de la isla

Exiliada no festeja, pero reza por el alma de Fidel
Foto:

La prestigiosa neurocirujana cubana que se exilió en Argentina, Hilda Molina, sostuvo que no festeja la muerte de Fidel Castro, el ex presidente de Cuba con quien estaba enfrentada hace más de 20 años a pesar de haber sido parte de la Revolución Cubana.

"Creo que cuando alguien muere lo que hay que hacer es rezar por su alma y es lo que estoy haciendo", sostuvo Molina, en una nota referida al enfrentamiento que hubo entre la médica y el líder de la cubano.

Molina vive en Argentina desde 2009, cuando el gobierno de su país la autorizó a salir de la isla luego de varios años de insistir con que la dejaran abandonar la isla, en uno de los únicos hechos que generó cortocircuitos entre el gobierno kirchnerista y La Habana.

Los reclamos de la médica que quería salir de Cuba comenzaron en 2004 cuando solicitó que se le permitiera abandonar la isla para viajar a Buenos Aires, junto a su madre Hilda Morejón, con la intención de visitar a su hermano Roberto Quiñones, que había tenido dos hijos.

El pedido de Molina fue denegado por el gobierno cubano, encabezado entonces por Fidel Castro, que consideraba a la médica como una disidente porque desde su adolescencia había sido parte de la Revolución Cubana y en los 90 se había alejado.

A pesar de que el gobierno kirchnerista y el castrista se mostraron siempre como aliados en la región, las diferencias por el caso de Hilda Molina fueron tan profundas que generaron que el fallecido ex presidente Néstor Kirchner no visitara La Habana durante su gestión.

Durante su mandato, Kirchner le escribió dos cartas a Fidel Castro para intentar destrabar el asunto, una en 2004 y otra en 2006, pero no fueron suficientes, a punto tal que la segunda ni siquiera fue respondida.

      Embed
banner
Hilda Molina fue recibida por la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en su llegada a Buenos Aires, en el año 2009. Foto: NA.

La situación comenzó a cambiar en mayo de 2008 cuando, por una cuestión humanitaria, el gobierno de Cuba (bajo el mando de Raúl Castro, hermano de Fidel) le concedió el pasaporte a la madre de Molina quien, con 89 años, podría entonces viajar a conocer a sus bisnietos. "Estamos conmovidos y expectantes. Mi madre consiguió su pasaporte y le permitieron seguir los trámites para el viaje. Creemos que la dejarán viajar pronto a Buenos Aires", dijo entonces Molina.

Un año más tarde, ya con su madre en Buenos Aires junto a su hermano y sus sobrinos, la neurocirujana cubana también sería autorizada a dejar la isla para visitar la Argentina y conocer a una parte de su familia a la que nunca había visto.

La noticia de que el caso se destrabaría definitivamente se conoció el 12 de junio de 2009 de boca de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuando les anunció a los periodistas acreditados en la Casa Rosada que dos días mas tarde Molina arribaría a Buenos Aires.

A principios de ese año, la ex mandataria había viajado a La Habana donde se entrevistó por más de una hora y media con el presidente cubano Raúl Castro, y dialogaron sobre el tema, aunque no lo informaron y las negociaciones avanzaron en secreto.

A pesar de que la ex mandataria argentina resaltó las negociaciones bilaterales entre ambos países, Molina dio una versión distinta de los hechos: "Mi madre hace 15 días que se puso muy enferma y yo comencé gestiones suplicando al gobierno cubano, porque lo único que hacía era clamar por mí".

Molina llegó a Buenos Aires con un permiso de visita por 3 meses pero se quedó en la Argentina junto a su hermano, sus sobrinos y su madre, que falleció en 2013, a los 94 años, tras sufrir una enfermedad que la había obligado a moverse en silla de ruedas.
      Embed


Comentarios Facebook