viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
28 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Volverán a juzgar a un médico por un secuestro y asesinato

0
Comentarios


El médico peruano Wilfredo Percy Chepeyquén volverá a ser juzgado como el "instigador" del secuestro y asesinato de la joven María Laura Alvarez por el que las autoras materiales fueron condenadas a perpetua.

Volverán a juzgar a un médico por un secuestro y asesinato
Foto:

A pocos días de haberse cumplido 16 años del secuestro y asesinato de la joven María Laura Alvarez, tras un primer juicio en el que las "autoras materiales" fueron condenadas a prisión perpetua, se conoció que fue aceptada la apelación presentada por la familia de la víctima y la fiscalía, en relación al polémico fallo que en un segundo proceso absolvió a un médico, quien fuera sindicado "instigador" del hecho. Luego del veredicto que emitió el Tribunal Oral Criminal Nro. 3 de La Plata, liberando al imputado Wilfredo Incio Percy Chepeyquén y también a su hija Mayra Loreto, la querella, encabezada por la abogada Adoración Gutiérrez (además de madre de María Laura Alvarez), y la fiscal de juicio Rosalía Sánchez presentaron sus apelaciones, las que fueron admitidas y siendo remitidas a la Cámara de Casación Penal bonaerense, que ahora debe sortear la sala que tomará intervención.

En consecuencia, en un plazo perentorio, estimado en seis meses, se deberá resolver si el médico Percy Chepeyquén (de nacionalidad peruana) es culpable o inocente. Cabe recordar que en sus alegatos, la letrada y particular damnificada había solicitado la pena de prisión perpetua, coincidiendo con la solicitud de la fiscal Sánchez, que había tenido en cuenta una serie de agravantes en su exposición.

LEA MÁS

      Embed

La cantidad de gente interviniente en el secuestro y posterior homicidio, la utilización de medios tecnológicos, la personalidad de la víctima, la extorsión y el grave daño provocado a la familia, fueron algunos de los argumentos para pedir la pena máxima como condena al imputado, al mismo tiempo que consideraron que su hija debería ser exculpada. No obstante, los magistrados Santiago Paolini, Ernesto Domenech y Andrés Vitali no los tuvieron en cuenta, desestimado la acusación de "secuestro extorsivo en concurso real con homicidio criminis causa" y lo absolvieron.

María Laura Alvarez, de entonces 22 años, trabajaba como empleada administrativa en la clínica de la localidad de San Justo, donde conoció al médico peruano Wilfredo Percy Chepeyquén y entablaron una relación sentimental, que se mantuvo oculta, ya que el hombre era casado. En ese contexto, la joven le contó que su familia debía renovar un plazo fijo por 30.000 pesos y allí se habría tramado el secuestro extorsivo para obtener ese monto.

De acuerdo a lo reconstruido, una mujer embarazada, identificada como Susana Valadovsky, apareció en escena para engañar a la víctima y pacta un encuentro para supuestamente contarle que ese hijo que esperaba era de su "novio". La pasaron a buscar en un Fiat 133 por su casa, en Isidro Casanova, junto a Mirta Orellana y en una plaza cercana, la obligaron a subir, mediante golpes, a un Wolkswagen Gol, conducido por Elena Dispora, la esposa del médico. Las mujeres la secuestraron y la mantuvieron cautiva en un departamento del barrio porteño de Villa Lugano y comenzaron a extorsionar a su familia, exigiéndole, justamente, unos 30.000 pesos como rescate, para liberarla sana y salva. En esas violentas circunstancias, Orellana y Dispora intentaron matarla, para descuartizarla y como no lo lograron, pretendieron asfixiarla, hasta que lo acuchillaron.

Aún agonizando, la rociaron con nafta y prendieron fuego, al abandonarla en un descampado, cercano al Camino General Belgrano, en la zona de Manuel B. Gonnet. En un primer juicio, desarrollado en 2004, Elena Dispora y Mirta Orellana fueron condenadas a prisión perpetua (ambas están en libertad, al ser beneficiadas por distintas medias de morigeración) y Susana Valadovsky fue absuelta, ordenándose investigar a Percy Chepeyquén como autor intelectual del episodio. Si bien, el médico escapó, al igual que su hija Maira Loreto, una vez que fueron localizados fueron llevados a este segundo proceso, que terminó en polémica y ahora tiene abierto la instancia de la apelación.


      Embed

Comentarios Facebook