domingo 11.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

¿Racing puede volver a jugar como lo hizo?

Eduardo Verona
0
Comentarios
Por Eduardo Verona


Racing fue un equipo perfecto frente a Independiente, en el que defendieron todos y atacaron todos. ¿Puede repetir esa formidable producción ante Boca en La Bombonera? ¿O ese rendimiento individual y colectivo llegó como consecuencia del desastre que expresó el Rojo? No hay un partido igual a otro. La historia del fútbol lo ratifica.

¿Racing puede volver a jugar como lo hizo?
Foto:

¿Quiénes esperaban semejante producción de Racing frente a Independiente? Nadie. Ni el plantel de Racing ni su entrenador, el Ruso Zielinsky. ¿Quiénes esperan un rendimiento similar de Racing ante Boca este domingo en La Bombonera? Seguramente, muchísimos hinchas de Racing, ilusionados con que el equipo que brilló contra el Rojo repita una actuación igual o por lo menos muy parecida.

 
Para que Racing tenga el nivel que expresó frente a la versión tibia, irresoluta y pésima que mostró Independiente, quizás tendría que volver a jugar ante ese Independiente. Y por supuesto nadie podría garantizar que sucediera lo que el domingo 27 de noviembre en el estadio de Racing sucedió, porque cada partido es una experiencia irrepetible. Como cada gol, como cada jugada, como cada pase, como cada gambeta, como cada error...
 
Ese partido de Racing fue, en definitiva, el partido perfecto. La síntesis perfecta. Pero Racing denunció durante el campeonato que el volumen de juego que reveló en el festivo 3-0 al Rojo, fue un hecho completamente atípico y excepcional. Para guardarlo en el cofre de las grandes producciones. Y para que la gente de Racing lo saque a la luz cuando se precipiten los problemas o las crisis siempre presentes en el fútbol y abrazar, entonces, triunfos resonantes y recuerdos  que la memoria siempre atesora y protege.

      Lisandro López

La lectura del paisaje futbolístico indicaría que no parece ser Racing ese Racing arrollador y dominante que vapuleó a Independiente. Y si el domingo frente a Boca en La Bombonera confirmara que es ese mismo Racing, habrá que quemar los libros. Y empezar a escribir otros.
 
Los jugadores de antes y los de ahora no desconocen que existen tardes o noches iluminadas. O angelizadas. Donde todo sale 10 puntos. Donde nada queda desdibujado. Donde se amontonan una tras otra las virtudes con una naturalidad sorprendente. Virtudes individuales y colectivas. Esas tardes o noches representan los ideales. Y más aún si hay un clásico de por medio. Entonces el cierre de la jornada es colosal. Como lo fue.
 
Racing vivió esas plenitudes frente a la imagen desconcertada de Independiente, incapaz de reaccionar ni siquiera durante un minuto. ¿Se sentirá obligado Racing a repetir ese formidable funcionamiento en el que todos defendieron y todos atacaron con una determinación y agresividad notable? ¿O fue la luz de un fósforo?
 
La primera opción en forma de pregunta es demasiado ambiciosa. Todos los días no es carnaval. Y todos los días no está enfrente un equipo que se desvanece apenas la pelota comienza a rodar, como lo manifestó Independiente. La segunda opción, también en forma de pregunta, no pretende subestimar a Racing. Pero es más probable. ¿Qué es lo más probable? Que Racing no vaya a La Bombonera a imponer condiciones a rajatabla. Y si lo quisiera hacer encontraría grandes dificultades futboleras para llevarlo a cabo.
 
Boca lo va a atacar a Racing. Independiente, en cambio, no atacó nunca. Boca le va a meter presión a Racing. Independiente, en cambio, fue un rehén de la presión ajena. Boca no va a esperar lo que le ofrece el partido. Va a salir a buscarlo. Independiente, en cambio, esperó que lo ahogaran y nunca salió a torcer ningún rumbo. Y ni se resistió.
 
Tan mal, es difícil que Independiente vuelva a jugar. Tan bien, es difícil que Racing vuelva a jugar. Lo espera Boca. Entre otras cosas para que Racing ratifique lo que ya hizo o para convertir aquello que hizo (el 3-0 a Independiente) en el sueño efímero de una noche de primavera.      

      Embed


Comentarios Facebook