martes 24.01.2017 - Actualizado hace
Temperatura T 26° H 74.0%
04 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Vacaciones cortas, nervios prolongados

0
Comentarios


Convertido en una manera frecuente de descanso de los argentinos, hoy se prolongan aún en épocas en las que antes se destinaban a períodos más extensos. Sin embargo, esta nueva manera de vacacionar tiene además de su lado beneficioso, el otro rostro: el del estrés.

Vacaciones cortas, nervios prolongados
Foto:

Hace pocos años los argentinos se habituaron a períodos de descanso breves aprovechando los fines de semana largos, días buenos para relajarse pero ¿Los aprovechamos positivamente? ¿Cómo nos desconectamos y descansamos en tan poco tiempo?

Para resolver esta cuestión, desde el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA), elaboró un informe sobre cómo encarar los viajes realizados durante los días feriados y cómo organizarse para lograr concebir el descanso necesario durante los fines de semana largos, a pesar del corto tiempo de desconexión.

La licenciada Gabriela Martínez Castro (MN 18.627), directora del CEETA afirma que "es productivo hacer una escapada, a los fines del descanso, pero cuidado con las expectativas: no vamos a lograr el descanso que logramos en vacaciones cuando se trata de pocos días", explica la especialista refiriéndose a las mini-vacaciones que suelen hacerse los días feriados, y que no siempre resultan como se esperaba.

"Los preparativos y las congestiones vehiculares pueden ser graves causantes de estrés en una pequeña escapada. Aunque cierto descanso se va a lograr, por el cambio de ambiente, eso refresca la rutina", indica Martínez Castro.

LEA MÁS:

      Embed

Respecto a la cantidad de días necesarios para poder concebir un buen descanso, la licenciada explica que "se necesitan al menos quince días para lograr desconectarse: la primera semana aún se continúa con la inercia de la sensación de obligaciones y preocupaciones, y la segunda, se logra el verdadero descanso. Hay personas ansiosas o preocupadizas, que frente a las preparaciones previas, consideran más relajante quedarse en casa, lo cual de cierta forma, es verdadero", dice la licenciada.

Posteriormente la terapeuta indagó sobre el estrés que puede producir la etapa previa y realizar los preparativos, "la preocupación de no olvidar nada, y la anticipación mental de algún inconveniente/accidente durante el traslado o viaje nos estresa por anticipado".

Otro inconveniente puede ser la cantidad de familiares o participantes del viaje: "cuando la escapada incluye familia numerosa (cinco o más personas), resulta más estresante por la cantidad de cosas a llevar, a no olvidar, y por la sensación de necesitar satisfacer a tantas personas a la vez, en un corto lapso".

Por este motivo Martínez Castro ofrece entonces una serie de tips para lograr desconectarse y aprovechar los viajes realizados durante estos cortos períodos:

ePreparar las valijas con bastante anticipación, para lograr el descanso desde antes de salir a disfrutar de estas mini-vacaciones.

eSer realista: pueden ocurrir cuestiones que hagan que no todo sea perfecto, no poseer buen tiempo, no cumplir con todas las actividades deseadas, no anticiparse negativamente a hechos por suceder, como accidentes, peleas, etc.

eConsiderar que se dispone de pocos días, con lo cual, el descanso también será limitado.

eNo viajar de noche, como prevención de tensión nerviosa y accidentes.

eE ingerir pequeñas dosis de carbohidratos para disminuir la ansiedad de llegar, durante el viaje, que debiera ser parte del descanso.

El estrés es una respuesta del organismo que pone al individuo en disposición de afrontar situaciones interpretadas como amenazas. El estrés está cada vez más presente en nuestra vida diaria y tiene múltiples efectos negativos para nuestra salud y forma de vida. Erradicar el estrés de nuestra rutina se traduce en convertirnos en una sociedad sana.

      Embed

Comentarios Facebook