miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
Espectáculos
04 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Damián De Santo: "Hay directores que odian a los buenos actores”

Grisel Coyle
0
Comentarios
Por Grisel Coyle


Ya dirigió hace unos años en Carlos Paz y quiere reincidir. En esa función busca proteger a los intérpretes, a diferencia de directores que no saben actuar y “los destrozan, maltratan o ignoran”.

Damián De Santo: Hay directores que odian a los buenos actores”
Foto:

Y un día se fue para no regresar. El cemento de Capital Federal pasó a ser parte de su recuerdo y comenzó una nueva vida. Sin embargo, cuando la ocasión lo amerita, Damián De Santo (47) deja Villa Giardino, en Córdoba, donde vive con su mujer y dos hijos, para instalarse por algunas semanas en Buenos Aires y despuntar el vicio de la profesión. Como ahora, que interpreta a Luis Sandrini en Yo Soy Así, Tita de Buenos Aires, el film que recrea la historia de la legendaria Tita Merello, después de terminar una participación en Educando a Nina, la exitosa tira de Telefé. "Cuando hice El Sueño de los Héroes que lo dirigió Renán con Lito (Cruz), Fabián Vena, Peretti (Diego), fue maravilloso encarnar un personaje de época, que nunca pensé que lo iba a hacer siendo joven. Después, hice una película histórica y también me gustó. El tema de llevarme para atrás, me tienta. Viste que cuando vas a Italia, te emocionás y no entendés el por qué. Es porque tenés raíces italianas y eso es lo que emociona, ¿comprendés?", se sinceró el actor, a días de comenzado el rodaje.

l Evidentemente, para vos éste no es un personaje más...

-Lo voy a ver en el set, creo que algo baja, que va más allá de uno.

l ¿Te gustaría hacer teatro? Hace muchos años que no se te ve sobre un escenario...

-No, porque me quedaría acá. Si me gustaría pero estoy más en la etapa de querer dirigir. Ya lo hice con una obra en Carlos Paz cinco años atrás, y me encantó. Está bueno empezar a dar un poquitito de lo que aprendí. Es algo que planeo a futuro pero si alguno quiere producir nada, que se contacte jajá. Siempre soy de decir y hacer lo que siento. Sino no me hubiese dedicado a la actuación. Como director soy muy cuidadoso, protector y no soy muy exigente salvo que la obra lo exija: cada uno tiene sus tiempos y los comprendo. Es bueno haber sido actor para dirigir porque hay directores que son tan malos actores que odian a los buenos: los destrozan, los maltratan, o peor, los ignoran.

l Podés detallar cómo es un día tuyo en Córdoba, lejos de tu profesión.

-Me levanto temprano, subimos a los chicos a la combi del colegio, hacemos las compras, hago arreglos en el complejo. También, ayudo con la limpieza, voy con la Mehari a lavar las sábanas, buscamos la basura, tiramos la basura, nos fijamos que el agua funcione, que la pileta esté perfecta, que las cosas estén limpias, que todos los productos estén en frescos... ¿La verdad? ¡Estoy en todo!

l ¿Qué te llevó a irte para allá hace más de una década, y no regresar más a vivir en Capital Federal?

-Para mí el termómetro son mis hijos, allá están bomba. Fue una buena decisión, armamos un proyecto allá con las cabañas. Mi mujer, que siempre laburó mucho, tampoco tenía ganas de seguir con su profesión. Viajó por todo el mundo y tenía ganas de sentar precedente en su país, quería armar una familia. Con todo eso nos instalamos allá y estamos fantásticos. Tenemos una vida mucho más tranquila, disfrutamos, el tiempo nos alcanza. Hay una edad para todo. Hay una edad para la locura y el aturdimiento y hay otra edad para sentarse con un amigo a tomar un mate o comer un salame; charlar con un vino y haciendo un asado.

LEA MÁS:

      Embed

      Embed



Comentarios Facebook