martes 24.01.2017 - Actualizado hace
La Matanza
03 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El silencioso matancero que estuvo en los Juegos de Río

0
Comentarios


Víctor Ticacala formó parte del grupo de árbitros de tenis de mesa. Llegó a Brasil con importantes antecedentes en Guadalajara, Toronto y los Paralímpicos de Londres 2012.

El silencioso matancero que estuvo en los Juegos de Río
Foto:

La Peque Pareto, Juan Martín del Potro, la Generación Dorada, los pibes del voley, Lange y Carranza en el agua dejaron la marca argenta en Río 2016. Pero también el referato tuvo sus representantes. Néstor Pitana, en el fútbol, el más conocido, pero no fue el único en esto de impartir justicia. Es que Víctor Ticacala, vecino del barrio San Carlos de Isidro Casanova, fue parte de los Juegos Olímpicos, en donde se desempeñó como árbitro de tenis de mesa al que llegó con la experiencia cosechada en los Panamericanos de Río, de Guadalajara y de Toronto, más los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. 'Creo que fue el premio a tanto esfuerzo que hice en mucho tiempo', afirma orgulloso y feliz por lo que vivió en los recientes Juegos Olímpicos.

'Además de conocer a todos los árbitros, logré hacer amigos y dirigí del 1° al 20° del ranking. Por caso a los chinos nunca me había tocado arbitrarlos y pude hacerlo en la final por el oro en equipos', expresa Víctor, que se crió en el barrio San Carlos, en donde desde chico experimentó junto a sus amigos el amor por el ping pong.

Claro que su llegada a Río no fue simple. 'Casi quedó afuera de los juegos', enuncia. Y enseguida se explaya. 'Eramos dos argentinos Insignia Azul (árbitro olímpico). En diciembre mandan las designaciones y Argentina propone a José Luis que nunca había ido y ahí se cerraban las invitaciones para los países extranjeros. Pero a todo esto Brasil como país organizador tenía cuatro cupos y hasta el 2016 no había podido formar nuevos Insignia Azul, mientras que yo había renovado en 2014 mi condición de olímpico (NR: se renueva cada tres años). Entonces, llegó la fecha de postulación y Brasil sólo tenía a las dos árbitros de siempre. Como consecuencia de eso, Brasil y los organizadores me invitaron en enero y así figuro como invitado del organizador', explica y recuerda: 'Algo similar me había sucedido en 2007 cuando pude acceder a los Para-Panamericanos que fue mi primer torneo internacional (ver aparte)'.

En Río vivió momentos de esos que se guardan en lo más profundo de la memoria. 'Vi a Murray contra Fogini, volví con los chicos de la Generación Dorada', cuenta, aunque le quedó una materia pendiente. 'Quería ver a Usain Bolt, pero no pude', describe.

Desde la misma infancia 

Ticky, como le dicen, abrazó el tenis de mesa a los 8 o 9 años. 'Con los costados de los cajones de verdura hacíamos las paletas con mis amigos, le dábamos forma con el serrucho y la pelotita eran las bolillas de los desodorantes. Poníamos una madera cruzada, jugábamos en mesa redondas no importaba la forma. Eramos felices y nos divertíamos', recuerda.
Zona de los archivos adjuntos

Tags

Comentarios Facebook