lunes 23.01.2017 - Actualizado hace
General
06 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Próvolo: aseguran que echaban a las víctimas después de los abusos

0
Comentarios


Según la investigación judicial, los menores eran expulsados del colegio con argumentos banales o por mala conducta, como una forma de silenciar a los testigos

Próvolo: aseguran que echaban a las víctimas después de los abusos
Foto:

Los menores más abusados en el Instituto Antonio Próvolo, en el departamento de Luján de Cuyo, luego eran expulsados del colegio con argumentos banales o por mala conducta, como una forma de silenciar a los testigos, según se desprende de la investigación judicial.

 Las sospechas de los pesquisa es que los acusados querían de este modo silenciar a testigos que podrían comprometerlos y entonces optaban por una medida drástica. Es decir, "no sólo abusaban de ellos de manera alevosa sino que también los castigaban con la expulsión", publica este martes el Diario UNO que cita una fuente judicial.

 Los investigadores descubrieron 500 mil pesos en fajos de distintos bancos -algunos billetes eran del 2011- que estaban en poder del detenido Nicola Corradi, de 82 años. Ahora todo está bajo la lupa ya que se trata de establecer el origen de tanto dinero en efectivo acumulado.

 Para develar el origen ya interrogaron a la contadora del instituto, quien manifestó que ella sólo puede responder respecto del dinero inherente al establecimiento educacional y no al de la congregación, porque no está bajo su órbita hacerlo.

LEA MÁS:

      Embed
Cura admitió pedofilia: Uno está rodeado de varones y necesita cariño

Se trata de un sacerdote que tiene a su cuidado menores internados en un hogar de Monte Comán, San rafael, Mendoza. Está procesado por abuso sexual de dos adolescentes. En un audio que se hizo públicó justificó la aberración.


 Otro de los secuestros no menos importante que lograron el fiscal de instrucción de Luján-Maipú Fabricio Sidoti y el procurador subrogante, Fernando Guzzo, son los libros de actas en los cuales figuraban las quejas de los padres respecto del tratamiento que les daban a sus hijos en el instituto Próvolo, a las cuales nunca les dieron solución.

 Quedaban estampadas allí como testigo de que "algo no funcionaba bien" dentro del portón que se cerraba a espaldas de los alumnos cuando ingresaban.

El total de las 22 víctimas categóricas y no dudaron en señalar como abusadores y cómplices a los sacerdotes Corradi y Hugo Corbacho, al empleado administrativo José Luis Ojeda, al monaguillo Jorge Bordón y al jardinero Armando Gómez, todos actualmente alojados en el penal de Boulogne Sur Mer.

 Corradi, de 82 años, quien tenía denuncias similares en la ciudad de Verona, Italia, donde está la sede central de Próvolo, corrió la misma suerte.

      Embed

Comentarios Facebook