miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
Fútbol
07 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Matías Kruger, el que raspaba y ponía el corazón en todas partes

Diego Provenzano *
0
Comentarios
Por Diego Provenzano *


Fuerte de carácter dentro de la cancha, el Futsal era lo que hacía feliz al joven de 24 años que este miércoles murió trabajando en el subte. Pero afuera tenía gestos que hablan por sí solos de su generosidad. Un texto de despedida

Matías Kruger, el que raspaba y ponía el corazón en todas partes
Foto:

No me acuerdo si fue para julio o agosto que me llegó tu mensaje: "Dieguito, no quieren que les haga unas remeras para que las usen en el Mundial con Pasión?".

      Embed

Esa espontaneidad y humildad era una marca registrada de Matías Kruger, que sin tener ninguna obligación vivía el Futsal con la misma pasión que lo hacemos todos los que formamos parte de esta gran familia.

Como bien decía en su perfil de Twitter, su felicidad era jugar a la pelota. Por eso había apostado por irse seis meses a Estados Unidos -tenía familiares en San Diego-, después de su temporada despegue en América del Sud -su debut fue en Nueva Estrella - y antes de regresar en enero de 2015 a Boca Juniors -había tenido un paso por la Reserva-.

Intenso defensivamente, con criterio para moverse en ofensiva, y con un remate potente que hizo temblar las redes de los rivales, Kruger fue haciendo su apellido cada vez más conocido y mencionado en el mundo futsalero.

La ventana del "Xeneize" le permitió empezar a entrar en consideración del entrenador de la Selección argentina, Diego Giustozzi, luego de haber tenido participación también en el Sudamericano Sub 21 de San Cristóbal, Venezuela, en 2013, donde el conjunto albiceleste terminó en la tercera posición.

Su fortaleza física para jugar de cierre o ala defensivo también se notaba en su fuerte carácter, aunque siempre estaba con una sonrisa y una humildad envidiable en momentos donde las mezquindades están a la orden del día.


LEA MÁS:

      Embed
Las condolencias de los clubes de futsal para Matías Kruger

Todos los equipos de futsal del fútbol argentino le brindaron sus condolencias a la familia de Matías Kruger, fallecido trabajando en el subte.


"Mati querido, me copa la idea, pero mirá que te las voy a pagar eh!", le respondí al mensaje que arranca esta nota.

"No, olvidate. Esto es un regalo mío para ustedes que están siempre al lado nuestro", me retrucó y casi que me dejó sin palabras.

Pasa que el Futsal -como tantos otros deportes amateur- muchas veces es ingrato, injusto, y la falta de una estructura profesional obliga a ganarse la vida de otra manera.

Por eso, Mati Kruger, pese a estar en uno de los mejores equipos de la Argentina y habitualmente convocado a la Selección, tenía que trabajar de madrugada en el sector mantenimiento de la línea H de Subte, donde su papá Alejandro -metrodelegado- lo había hecho entrar.

Se desvivía por su hermanito y su sobrina, y había confesado haber encontrado una persona "con los mismos objetivos", su novia, Juliana López. Uno de sus próximos sueños era llegar a Europa y poder probarse en las mejores Ligas del mundo.

"Venías sin dormir y entrenabas dando todo, jamás una molestia, jamás una mala cara, jamás cansado, jamás tu trabajo como excusa", lo recordó Giustozzi, con una publicación en sus redes sociales.

Hernán Garcías, su entrenador actual en Boca y que fue su compañero la temporada pasada, también contó cómo era la vida de Matías: "Matías entrenaba todos los días, terminaba a las 22.00 y se iba a su trabajo, en el cual hacía horas nocturnas en el subte. Como él, muchos otros chicos estudian y trabajan. Más allá de ser campeones del mundo, en el país no tenemos una estructura para que los jugadores de la Selección puedan vivir de esto".

Kruger todavía estaba con bronca porque no iba a poder jugar la revancha frente a Kimberley, por la final de los Playoffs, por haber visto la roja en el final del encuentro de Ida, que el "Celeste" ganó 4-1 ante el "Xeneize".

Pese a eso, este martes a las 22:30 estuvo junto a sus compañeros en el entrenamiento, antes de irse a una nueva jornada laboral, como todos los días.

Además del subte, hace unos meses atrás, Kruger tenía un microemprendimiento textil con su novia: habían creado "Squadra", donde vendían indumentaria relacionada al Futsal.

"¡Viste que las remeras les iban a dar suerte!", me escribió Mati apenas la Selección argentina hizo historia en el Mundial de Colombia. 

En ese momento, me confesó que no podía parar de llorar. Hoy, miércoles 7 de diciembre de 2016, todos lo lloramos y recordamos a él.

Humilde, trabajador y muy respetuoso, pero con un carácter fuerte y honesto, Kruger irá a raspar y jugar en algún otro lugar, al igual que lo hacía en el 40x20.

      Embed

* Diego Provenzano es periodista de Noticias Argentinas. El texto fue publicado en pasionfutsal.com.ar

      Embed


Comentarios Facebook