viernes 20.01.2017 - Actualizado hace
Patricios - Pompeya
08 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La estación Buenos Aires y sus 105 años de historia

Guido V. Simonetta
0
Comentarios
Por Guido V. Simonetta


Como un pilar para la Compañía General de Buenos Aires, la terminal ferroviaria llegó a prestar servicios hasta la ciudad de Rosario. En la actualidad, miles de personas siguen utilizándola.

La estación Buenos Aires y sus 105 años de historia
Foto:

El auge de los trenes en los inicios del siglo XX permitió la creación de, entre otras, la Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires, una empresa francesa surgida en 1904 con la autorización para operar una red de trocha angosta en el territorio provincial para conectar los tres puertos más importantes de la época: La Plata, Buenos Aires y Rosario.

Conocida como Compañía General de Buenos Aires (CGBA), el desarrollo de ramales incluyó uno con cabecera en Parque Patricios y el 7 de diciembre de 1911 fue inaugurada al público la Estación Buenos Aires, que uniría inicialmente la Capital Federal con el municipio bonaerense de Nueve de Julio, que tendría la otra cabecera del ramal en la estación Patricios. Con una fuerte competencia de las compañías de capitales británicos, el CGBA aprovechó su traza y rápidamente logró tener conexión con Rosario, pasando a ser su prestación más importante, para el transporte de pasajeros y cargas con paso, entre otras ciudades, por Marcos Paz, Mercedes, Salto y Pergamino.

Las tierras donde se realizaron estas instalaciones habían pertenecido en su mayor parte a Leonardo Pereyra (1834-1899), un hacendado que entre Barracas y Pompeya contaba con más de 250 hectáreas. La construcción de la Estación Buenos Aires, de arquitectura inglesa, estructura de madera, chapas y ladrillo a la vista, con grandes galpones para el transporte de pasajeros y cargas, fue bien recibida por los vecinos al renovar la imagen del bañado de Pereyra revitalizando este sector de la Capital Federal.

Este ramal del CGBA contaba con una extensión de 224 kilómetros y en cercanías a la estación Buenos Aires se crearon los talleres ferroviarios del Riachuelo, que ofrecían asistencia a las formaciones de toda la traza, contaban con un muelle portuario para el traslado de la carga hacia el ferrocial y también tenía un intercambio de trocha con las estaciones Sola del Ferrocarril del Sud e Ingeniero Brian del Ferrocarril del Oeste.

Con la nacionalización de los ferrocarriles durante la presidencia de Perón, el CGBA se integró, junto con otras líneas de trocha métrica, al Ferrocarril General Belgrano (durante tres años, entre 1954 y 1957 formó parte del Ferrocarril Nacional Provincia de Buenos Aires).

La falta de rentabilidad a los servicios prestados desde la Estación Buenos Aires comenzó a recaer en algunas de sus instalaciones y así fueron clausurados en 1951 los talleres Riachuelo. Posteriormente, décadas más tardes, el Mixto a Rosario, unía una gran cantidad de pueblos del interior con el tráfico de pasajeros y de encomiendas, también dejaría de prestar servicio, a fines de 1976, siendo el último servicio regular traccionado a vapor. El ramal siguió recortándose en prestaciones hasta las que tiene actualmente entre la Estación Buenos Aires y González Catán, y la misma cabecera porteña y Marinos del Crucero General Belgrano.

Comentarios Facebook