martes 24.01.2017 - Actualizado hace
Temperatura T 26° H 74.0%
09 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Corona vacante

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


La crisis del boxeo argentino descandidatea a cualquier púgil para ocupar el lugar de Mejor Boxeador del Año. Pocos argumentos a favor y bastantes en contra para ese puesto, si Cuellar pierde contra Mares este sábado. La terna que eligió el Círculo para el Olimpia no satisface. ¿Cuál debería ser? ¿Y cuáles los argumentos y parámetros? Para opinar.

Corona vacante
Brian Castaño se coronó campeón del mundo tras noquear al puertorriqueño, De Jesús. Foto: Télam.
Foto:

Nadie descubriría nada si dijera que este año no fue bueno para el boxeo argentino.

Tampoco -por ende- fue de grandes boxeadores que se hayan destacado por sobre el resto.

Costaría determinar quién es hasta el momento el "boxeador del año", y ni hablar de formar alguna terna.

Y si cuesta seleccionar uno, imaginémonos tres. Cualquier terna podría ser discutida, o sería diferente a la propuesta por otro, aún siendo ambas válidas y fundamentadas, lo cual no significa que no haya un grupo de 6 ó 7 púgiles -entre hombres y mujeres-, que podrían admitirse en la lista, haciendo un poco la vista gorda y tragando fuerte, ante la ausencia de figuras descollantes.

En lo que va del año aún no peleó nuestro único campeón mundial, Jesús Cuellar, cosa que hará recién este sábado ante el mexicano Abner Mares, en una pelea chiva donde puede perder tranquilamente.

Ternar a alguien sin haber peleado siempre es cuestionable, y un arma de doble filo por el riesgo a que pierda. ¿Cómo justificar esa situación a futuro? Es complejo.

La Bonita Bermúdez, por ejemplo, ganó un peleón en México, al vencer por puntos a la local Mariana Juárez, pero antes había dejado dudas en la FAB ante Paola Benavidez. Más que dudas, para muchos había perdido, aunque se la hayan dado. ¿Cabe integrar una terna? Opinable.

La Tigresa Acuña reapareció tras casi dos años de inactividad, ganó un interino pluma AMB, lo defendió, y está presta a ir por el regular supergallo de la FIB, nada menos que ante Yesica Marcos, en esperada revancha de un empate injusto cuando le birlaron el triunfo. Ganar –según cómo lo haga- podría candidatearla. Potable.

Ana Esteche ganó la pelea del año en versión femenina frente a Celeste Peralta, pero en un fallo muy polémico. Antes había sido increíblemente favorecida con un empate de visitante en Francia, ante la local Farida El Hadrati. Descartada.

Miguel "La Joya" Barrionuevo, el catamarqueño, ganó 3 peleas en el año, dos aquí y una en México, por KOT 5 ante un panameño rankeado (Azael Cosio). No hubo nada en juego, pero sería candidatazo para una terna.

Emanuel Peralta dio el batacazo en California al vencer por puntos a Robert Guerrero, pero fue la única del año, y ni siquiera por un título. También pelea este sábado, igual que Cuellar. Para tenerse en cuenta, especialmente si obtiene otra victoria.

Podría optarse por alguna revelación, como el ascendente Neri Romero, con 5 en la temporada, todas ganadas por KO (un par en USA), pero siempre a 4 y 6 rounds. Neri hará otra más este finde, en Quilmes. Podría ser a modo de estímulo, no como para ser el ganador.

Ni pensar en ninguno de los que fueron a Río. No solamente por perder, sino porque los pocos que ganaron no dejaron gran imagen, y el que más lejos llegó, Alberto Melián, en la última perdió por KO. Tachados.

Ahora bien; el Círculo de Periodistas Deportivos, en su terna de Boxeo para los Olimpia, seleccionó a Jesús Cuellar, Brian Castaño y Jonathan Barros.

Cabe reconocer que cuanto menos, además de discrepancia, causó sorpresa, y aún hoy cuesta entender el análisis efectuado.

Hay una simple razón: si Cuellar gana, es Olimpia de Plata sin dudas. Pero si pierde queda descartado. ¿Quién sería el candidato entonces a Mejor Boxeador del Año?

¿Brian Castaño, con apenas dos peleas en 2016, que ganó hace poco un título interino que para la AMB significa ser simplemente el 1ª retador mundialista?

Lo hizo ante un púgil puesto a dedo (Emmanuel de Jesús), en su casa, con el agravante de que cayóen el 2º y casi pierde por KO –estuvo un par de rounds sentido-. Y ganó con un KO de esos raros, poco creíbles, con un directo al pecho en sentido descendente, un golpe que no hay que ser un entendido para saber que no le hace efecto a nadie.

LEA MÁS:

      Embed
Cumbres borrascosas

La vuelta de Reveco ilusiona por un lado, ¿pero alcanza? Recientes resultados de los últimos verdugos del boxeo argentino invitan a una reflexión, que bien podría hacerse hacia adentro. ¿Hasta dónde el aburguesamiento y la desmotivación pasaron factura?


¿Cabe considerarse Olimpia de Plata en Boxeo a una performance así, de perder Cuellar? ¿Puede decirse que Castaño es el mejor boxeador del año? Sinceramente, no estaba en los planes.

¿Y Jonathan Barros? El mendocino hizo una sola pelea y la ganó por puntos en Japón ante el local Satoshi Hosono. Fue una eliminatoria al pluma FIB, y por eso quedó 1º en el ránking, en la misma categoría que Cuellar.

¿A alguien le suena Jonathan Barros Olimpia de Plata en Boxeo 2016?

No menos cierto es que algo similar sucedería con cualquiera de los mencionados anteriormente, argumento más, argumento menos.

Si Cuellar pierde, sea quien fuere el ganador de este año, sería poco representativo.

 La pregunta es si el Boxeo, el deporte más ganador de Olimpias de Oro, no es lo suficientemente importante como para poder esperar el gran choque de Cuellar-Mares de este sábado, lejos el más esperado del calendario argentino desde que arrancó 2016. ¿No puede la dirigencia del Círculo alterar un poco su orden con causa justificada? ¿O con el fútbol no lo haría?

Y si por alguna razón le urgía entregar las ternas, hacer un asterisco en Boxeo dejando al menos un lugar libre en el casillero, o directamente dejarla pendiente unos días más. Nadie se hubiese enojado por ello, sino todo lo contrario. Sonaría más serio y sincero.

      Embed


Comentarios Facebook