lunes 23.01.2017 - Actualizado hace
Política
10 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El año de Macri: un Gabinete con 22 ministerios y "trabajo en equipo"

Emiliano Russo
0
Comentarios
Por Emiliano Russo


El diseño fue uno de los cambios más notorios decididos por el Presidente en su primer año de gestión. A diferencia de la gestión kirchnerista, hay reuniones semanales

El año de Macri: un Gabinete con 22 ministerios y trabajo en equipo
Foto: Santiago Pandolfi / Diario Popular
Foto:

El diseño del gabinete nacional con 22 ministerios fue uno de los cambios más notorios de la administración de Mauricio Macri que también buscó diferenciarse del centralismo del gobierno kirchnerista con reuniones de gabinete semanales y una jefatura de Gabinete, complementada por dos vicejefes, que son los que, a la postre, sostienen el peso de la gestión.

Reuniones de gabinete semanales o de gabinete ampliado -que incluyen a secretarios de estado, legisladores y gobernadores-, y la segmentación en gabinetes económico, social y de medio ambiente han sido otra de las características más notorias de la gestión que el PRO trasladó desde la Ciudad a la Nación.

A la postre, la articulación entre los ministerios y la Jefatura de Gabinete ha cosechado resultados positivos y negativos pero en el oficialismo remarcan que, con todo, es una muestra explícita "del trabajo en equipo" que pregona Mauricio Macri desde que asumió la primera magistratura un año atrás. Algunos analistas, no obstante, no son tan elogiosos en este sentido.

El fundador del PRO organizó un Poder Ejecutivo con varias innovaciones respecto a los gobiernos precedentes, desde la sanción de la reforma constitucional de 1994. La primera de ellas, es un fuerte aumento de la cantidad de ministros, que pasaron a ser 22, casi duplicándose sobre la cifra anterior.

La segunda, es la creación de un equipo económico de seis ministros (Hacienda y Finanzas, Producción, Agricultura, Modernización, Transporte y Trabajo), al que se integra el presidente del Banco Central, pasando a estar integrado por siete funcionarios.

Es que en el pasado, el ministro de Economía era el jefe del área económica, rol que en los hechos hoy se ha asignado al jefe de Gabinete. A ello se agrega que las obras públicas,- prioritarias para Macri,- han quedado fuera de esta área siendo una secretaría del Ministerio del Interior.

También resultó novedosa la creación de una estructura fuerte en la órbita del jefe de Gabinete. Debajo de Marcos Peña revisten ahora media docena de secretarios de estado, dos de los cuales, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, están abocados a coordinar y controlar los ministerios, habiéndoselos repartido por mitades (11 para cada uno) y organismos descentralizados (Quintana audita Anses, por ejemplo).

En pos de esa reorganización, el gobierno creó en octubre el "Consejo de seguimiento" de las 70 empresas públicas, que tiene como objetivo evaluar trimestralmente las gestiones de compañías tales como Ferrocarriles Argentinos, Correo Argentino, Aerolíneas o Fabricaciones Militares. En el ex salón de las Mujeres Argentinas tiene su despacho Abbott Reynal, a la postre coordinador del consejo que funciona bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete. El organismo no sólo busca un control de gestión sino también imponer estándares de transparencia y articular una política común entre todas las unidades de negocios.

Dentro del gobierno también valoran la coordinación que han tenido todos los ministerios. En los hechos hay un "superministerio", Interior, Obras Públicas y Vivienda, que además de tener a su cargo la relación con los gobernadores y senadores fue una rueda de auxilio ante conflictos surgidos por temas de otras carteras.

Vale recordar la intermediación de Rogelio Frigerio ante el conflicto entre el gobernador santafesino, Miguel Lifschitz y la titular de Seguridad Patricia Bullrich por el envío de gendarmes a esa provincia o su participación en las correcciones al tarifazo de gas implementado por Juan José Aranguren.

Un funcionario de Jefatura de Gabinete, consultado para esta nota, considera "positiva" la articulación de los 22 ministerios. "Fue un desafío pero ha funcionado bien. Por ejemplo, antes había 5 ministerios que tenían programas de capacitación laboral y ahora lo centralizamos en uno. Aunque tenemos reuniones de Gabinete los ministros se ven poco, por eso fue importante la reunión de Chapadmalal de la semana pasada", apuntó.

Por otra parte, el funcionario no vinculó los errores en el diseño y aplicación del tarifazo de gas con la falta de coordinación entre las 6 carteras económicas. "En todo caso fueron por otro motivo",  sentenció y valoró la presencia de los vicefes de Gabinete, Quintana y Lopetegui, porque "absorben el peso de la gestión liberando a Marcos Peña, que puede ocuparse de temas políticos y comunicacionales".

Para el analista y consultor político Rosendo Fraga son valorables las innovaciones en cuanto a la organización del Ejecutivo. Pero, en diálogo con este diario, señala que esta modalidad "ha presentado varios problemas. El primero, es que el Presidente ha delegado más funciones de sus predecesores en el jefe de Gabinete (Peña), pero este a su vez delega su ejecución en sus secretarios de estado, quienes están por debajo de los ministros, que resisten esta estructura y en algunos casos, envían su segunda línea a las reuniones en Jefatura de Gabinete".

El fundador del Centro de Estudios para la Nueva Mayoría también advierte que "la falta de una conducción unificada en la gestión económica, ha derivado en criterios diferentes entre el Presidente de Banco Central (Sturzzeneger) y el ministro de Hacienda y Finanzas (Prat Gay). Mientras el primero realiza una política monetaria restrictiva, el segundo hace una fiscal expansiva".

Y, por último, Fraga sostiene que "hay funciones que han quedado dispersas. Una de ellas, es la de relaciones exteriores. La canciller (Malcorra), conduce el ministerio de Relaciones Exteriores, pero el secretario de Asuntos Estratégicos (Pompeo), en alguna medida realiza una tarea en paralelo. A ello se agrega que parte de las negociaciones económicas internacionales, están a cargo del Secretario de Comercio (Braun), quien depende del Ministro de Producción (Cabrera) y ahora viajó a China Frigerio, en lugar de la canciller, para atraer inversiones".


      Embed

 

 

Comentarios Facebook