miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
La Matanza
10 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La pasión de Laura Itzcovich para ayudar a las mascotas

0
Comentarios


Vecina de Ramos Mejía y empleada de farmacia, dedica su tiempo libre al diseño de adornos para el hogar y con su venta realiza “misiones” para acompañar el trabajo de los refugios en el cuidado de animales.

La pasión  de Laura Itzcovich para ayudar a las mascotas
Foto:

Poseído de un afecto. Partidario de algo o alguien. Sentimiento vehemente. Todas acepciones del vocablo pasión. Y se pueden aplicar a Laura Soledad Itzcovich (35 años). Vive en Ramos Mejía desde donde destila esa pasión, amor, adoración por los animales. Trabaja codo a codo con su marido, Cristian Cuevas, como cualquier pareja, pero le destina parte de su tiempo a ayudar a las mascotas. 

Para ello pinta regalos, adornos, los vende y parte de lo recaudado lo destina a darle una mano a los refugios de animales. 'Entregar donaciones es mágico, me llena el alma', dice. 

Cuando se le pregunta cómo define lo que hace, Laura, define: 'No sé qué soy; sólo quiero ayudar. Es más siempre tuve la necesidad de hacer algo. Desde que abro el Facebook y veo las barbaridades que hace la gente'.

El día bisagra

Si bien siempre estuvo latente su amor por las mascotas, hubo un día en el que asomó el click. 'Un domingo paseando con mi marido en el Puerto de Frutos en el Tigre se me ocurrió algo para ayudar. Vi cosas para pintar. Me dije: me pongo a pintar, saco a la venta lo que pinto y lo que recaude divido, la mitad para comprar insumos para los animales, ayudar a refugios y proteccionistas y la otra parte para comprar nuevos materiales, como pintura, fibrofácil, porcelana, adornos', relata Laura, que se gana la vida detrás del mostrador de una farmacia desde hace 10 años.

Así, a través de su emprendimiento Lola Glam, Laura vende adornos para el hogar, imanes para heladeras, posa vasos, paneras, porta impuestos, lapiceros, cajas de té, portarrollos de cocina, entre otros productos. 'María Eugenia Botana me da una mano en lo porcelana fría y otra señora me hace mates y tazas', comenta la vecina ramense.

Ella se encarga de buscar los refugios en Facebook, se contacta y los enumera por misiones. 'Ahora estoy con la número 10, que es un refugio de Moreno, de 300 gatos con cáncer', cuenta y prosigue: 'Los llamo les cuento lo que hago y les pregunto si quieren que los ayude. Lo hago porque me ha pasado que no quieren la ayuda. Otros directamente ni te responden el mail que les envío. Lo peor de todo es que publican que necesitan ayuda. Y esto me da bronca por los animales, porque se deja pasar una oportunidad para ayudarlos'. Entonces, se anima a definir: 'Es una cadena de favores. La gente me compra y yo ayudo a los refugios y de allí a los animales'.

A Laura se la puede ubicar un domingo por mes en la Feria Corazón del Oeste, del Gorki Grana, en Morón, en donde exhibe sus productos, vende y lo recaudado es para adquirir alimentos, algodón, gasas, medicamentos', apunta.
<CD>Las misiones se amontonan para ayudar a los animales, pero la gran misión es su propio refugio. Piensa en ello y la emoción la puede. Se recompone y dice: 'Es mi sueño. No sé si podré algún día. Un hospital veterinario o una farmacia veterinaria también se necesitan. Más allá de todo, seguiré ayudando como pueda'.

Tags

Comentarios Facebook