martes 17.01.2017 - Actualizado hace
Salud
11 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Pensar el amor

Facundo Manes
0
Comentarios
Por Facundo Manes


Para comunicarse con esta sección: conocer@dpopular.com.ar

Pensar el amor
Foto:

El amor es uno de los temas más presentes en las obras artísticas. Miles de películas, novelas y poesías están atravesadas por grandes amores. De la misma manera, el amor es un elemento fundamental en la tradición mítica y en la historia social. Y, por supuesto, entender de qué se trata este fuerte sentimiento que unía a Romeo y Julieta también es un interesante desafío para las neurociencias.

El amor, desde el punto de vista neurocientífico, es una experiencia que involucra masivamente los sistemas cerebrales de recompensa, es decir, las áreas que se activan cuando las personas sienten otras emociones positivas, cuando están motivadas o cuando pueden anticipar una experiencia placentera. Este sentimiento está íntimamente relacionado con la reproducción de la especie y, por lo tanto, tiene una función biológica de crucial importancia. En los últimos años algunos grupos de investigación han intentado estudiar qué sucede en nuestro cerebro cuando sentimos amor.

El amor modifica nuestro cerebro. Diversas investigaciones han demostrado que, cuando las personas están profundamente enamoradas, sienten el amor en sus cuerpos y en sus mentes, están más motivadas, tienen mejor capacidad para enfocar su atención y declaran ser más felices. Estudios de neuroimágenes funcionales han evidenciado que el amor activa sistemas de recompensa del cerebro; mientras se desactivan los circuitos cerebrales responsables de las emociones negativas y de la evaluación social. ¿Por qué el cerebro se comporta así? Quizá por altos fines biológicos y así promover la reproducción: si el juicio se suspende, hasta la pareja más improbable puede unirse y reproducirse.

Las neuroimágenes han evidenciado también que un área del cerebro importante en la regulación del miedo y regiones involucradas en la activación de otras emociones negativas también se apagan. Esto podría explicar por qué nos sentimos muy felices con el mundo –y sin miedo de lo que podría salir mal– cuando estamos enamorados. También se observó que el amor está relacionado con algunas activaciones específicas en las áreas del cerebro que median funciones cognitivas complejas, como la cognición social, la imagen corporal y asociaciones mentales que se basan en experiencias pasadas. Existen diferentes mensajeros químicos y hormonas del cerebro que tienen que ver con el enamoramiento de las personas.

El amor es un tema que atraviesa los relatos sobre las sociedades en el pasado, en el presente y seguramente lo será en el futuro porque, al fin y al cabo, todas las historias son historias de amor.


      Embed


Comentarios Facebook