viernes 20.01.2017 - Actualizado hace
Fútbol
13 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Gallardo ya estuvo en zona de peligro y dio la vuelta

Leonardo Peluso
0
Comentarios
Por Leonardo Peluso


“Ya pasamos por esto”, les dijo a los jugadores en el vestuario y el recuerdo se fue directo al 0-5 en Mendoza contra Boca, previo a jugar la final de la Recopa ante San Lorenzo. Después jugó dos partidazos y levantó la Copa.

Gallardo ya estuvo en zona de peligro y dio la vuelta
Foto:

Las derrotas contra Boca nunca vienen en promoción y con descuentos, muy por lo contrario, se pagan carísimas y al contado. Para este proceso largo y exitoso de Gallardo la ecuación no cambia pero el respaldo de haberlo eliminado de dos Copa amaina el temporal, más aun si se tiene en cuenta que alguna vez, no hace mucho, hubo una derrota aun más grave que sacudió la estantería de un equipo que venía de ganar la Sudamericana. River y Gallardo, ya estuvieron ahí.Fue en el cierre del verano del 2015 y en ese final de enero en el clásico que se iba a jugar en Mendoza, el debate previo y posterior, fue muy parecido al de estos días.

Aquella vez River debía jugar la final de la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo y ahora tiene que jugar contra Central la Copa Argentina y el pase a la Libertadores del 2017. En ese partido y en el de este domingo, Gallardo, no fue contra sus principios y puso todos los titulares. La jugada le salió mal en el resultado en ambos casos; con un 5-0 que puso en duda todo lo bueno que había conseguido en el segundo semestre del 2014 y con un 2-4 que causó estragos por el tema de las salidas de D'Alessandro, Driussi y Pity. Su decisión de no condenar a nadie en 2015 -cuando era un vendaval la catarata de pedidos para borrar a Teo, Rojas y Ponzio entre otros- le dio altos frutos. Porque a la semana, jugaron los mismos 11 frente a San Lorenzo y en las dos finales, el Millo, le dio una lección de fútbol al campeón de la Libertadores en ese momento dirigidos por el actual DT de la selección nacional. El doble 1-0, de local y de visitante, fue un resultado generoso contra un Ciclón que fue superado notablemente por los mismos jugadores y el mismo entrenador que días pasados estaban contra el paredón de las críticas.

La historia y más en el fútbol tiene calcos inesperados. Gallardo pensó el partido ante Boca como una buena manera de llegar con adrenalina a la final, lo mismo que en 2015. El jueves, ahora en un sólo partido- el Muñeco sabe que tiene la prueba para que el epílogo sea tal como pasó en esos tiempos no tan lejano, donde el golpe fue más duro que el que le dio Tevez y compañía el último domingo en el Monumental.

      Embed


Comentarios Facebook