domingo 22.01.2017 - Actualizado hace
Policiales
15 | 12 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El siniestro "homenaje" de un acusado de femicidio a Alejandro Puccio

0
Comentarios


Un albañil imputado por asesinar de 20 puñaladas a su mujer se arrojó desde un segundo piso en los Tribunales de Lomas y permanece internado con politraumatismos. Un día como hoy, hace 31 años, uno de los hijos del clan tomó una decisión similar.

El siniestro homenaje de un acusado de femicidio a Alejandro Puccio
Foto:

Un albañil que se disponía a ser indagado por el femicidio de su mujer, asesinada de 20 puñaladas el lunes en su casa de la localidad bonaerense de Villa Centenario, se arrojó por la ventana del segundo piso de los tribunales de Lomas de Zamora, por lo que este jueves permanecía internado por politraumatismos y bajo custodia policial.

Fuentes judiciales informaron que se trata de Sebastián Nicolás Rocha (34), quien está imputado del homicidio calificado de Lucía Johana Galindo (33), con quien estaba en pareja desde hacía unos 13 años y tenía un hijo de 12, que presenció el ataque contra su madre. 

Todo comenzó en las primeras horas del lunes, en una vivienda situada en la calle París 1144, de Villa Centenario, partido de Lomas de Zamora, en el sur del conurbano, donde convivía la pareja y su hijo.

De acuerdo a los testimonios recabados por los investigadores, en los últimos días se había producido una serie de "rispideces" en la pareja, en las que Rocha aparentemente amenazó a su mujer, aunque hasta el momento no se acreditó la existencia de ninguna denuncia formal de parte de Galindo. 

Según las fuentes, la mujer resultó malherida y fue trasladada al Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora donde se constató su muerte, mientras que Rocha escapó de la vivienda. La autopsia determinó posteriormente que Galindo presentaba al menos 20 heridas punzocortantes en el abdomen, el tórax, la espalda, los brazos y las manos; y golpes en el rostro, especialmente sobre un ojo, precisaron los voceros.

Vueltas del destino, un 15 de diciembre pero de 1985, en uno de los caso más recordados de un detenido que se arrojó al vacío dentro de un edificio judicial fue el de Alejandro Puccio, condenado a reclusión perpetua por haber formado parte de una banda junto a su padre y un hermano que en los 80 secuestró y asesinó a dos rugbiers, mató a un empresario al intentar capturarlo y mantuvo cautiva a una mujer. 

Alrededor de las 10.30, Alejandro salió del ascensor del 5to. Piso del Palacio de Tribunales de esta Capital Federal, escoltado por un policía y esposado con las manos hacia adelante; pero antes de ingresar al despacho del juez Grieben se arrojó por el hueco de las escaleras.

A raíz de la caída sufrió graves heridas que le dejaron secuelas durante el resto de su tiempo en prisión, de donde salió en 2007 con libertad condicional luego de haberse recibido en Psicología, aunque al año siguiente murió a los 49 años en una clínica privada de Avellaneda. 

Otro caso similar se registró en julio de 2013 en los Tribunales de la ciudad rionegrina de Trelew, donde un condenado por homicidio se provocó múltiples fracturas en el cuerpo tras tirarse al vacío desde el tercer piso.

El último hecho de este tipo se conoció en mayo de 2016, cuando un acusado de haber abusado de sus dos hijas y que estaba a punto de ser sometido a juicio se arrojó al patio del Edificio de Tribunales de la capital entrerriana, Paraná, desde una ventana del salón de audiencias del primer piso, y también resultó herido.


LEA MÁS:

      Embed
Madrugada de terror y muerte en Morón

Un hombre de unos 61 años mató a la pareja de su ex mujer, hirió a ella y, tras permanecer siete horas atrincherado en su casa, se quitó la vida luego de que ingresaran al lugar efectivos del grupo Halcón



Comentarios Facebook